Los casos de violencia de género se han agravado durante el último año, pasando de la amenaza psicológica a la agresión física en la mayoría de los casos que se han presentado desde enero en el municipio Simón Rodríguez.

La directora del ente que atiende esos temas en la entidad sureña, María Santaella, explicó que “en cuanto a cifras numéricas la incidencia incluso ha disminuido, pero la preocupación es que ya no son amenazas, ya no es acoso, ya no es violencia psicológica, sino que ha pasado a la violencia física”.

Y es que el total de casos por violencia de género contra la mujer durante este año ha disminuido hasta en un 15 % pasando de 520 casos durante los primeros diez meses de 2015, a 414 denuncias durante el mismo período de este año, sin embargo, por lo menos el 70 % de estas cifras corresponden a agresiones físicas.

De acuerdo a la abogada, en segundo lugar, se encuentra la violencia psicológica, seguida por amenazas, acosos y violencia patrimonial, donde el detonante principal de estas agresiones son el alcohol y la droga, ya que de acuerdo a las estadísticas los casos se presentan más comúnmente durante los fines de semana y días de asueto.

Ambos géneros

La especialista calificó como insólito que las denuncias por parte de hombres agredidos han incrementado por lo menos en un 15 %, llegando a representar gran parte de los casos procesados durante este año que en su mayoría son atendidos por el delito de lesiones físicas.

Mary Ann Brito
[email protected]