Más de 20 pacientes cardiológicos, llevan dos meses esperando la llegada de nuevos marcapasos para regular la estimulación del corazón y la frecuencia cardíaca.

Así lo denunció la diputada a la Asamblea Nacional y miembro de la comisión parlamentaria de salud, Oneida Guaipe, quien indicó que al menos cinco pacientes se encuentran en delicado estado de salud, por el retraso en el arribo de los equipos, entre ellas la señora Inés Rosales.

La parlamentaria sostuvo que estos pacientes han comenzado a descompensarse y algunos corren el riesgo de perder la vida, puesto que hay quienes aunque ya llevan el dispositivo colocado, se han quedado sin batería para su funcionamiento.

Guaipe sostuvo que desde la semana pasada, tras reunirse con la autoridad del complejo hospitalario, doctor Pedro Reyes, espera una respuesta al respecto, Sin embargo, ayer tras volver a conversar con él, este le explicó que ese asunto es competencia del subdirector, Rubert Velásquez, quien ayer entregó su cargo.

“Hemos conversado con el director del Razetti y nos aseguró que los equipos fueron aprobados pero se encuentran en el Ministerio de Salud en Caracas, ante la imposibilidad de traerlos por falta de transporte para el traslado”, explicó Guaipe. Informó además, que si llegaran los equipos, sería imposible hacer la intervención quirúrgica, puesto que los equipos para la colocación de los marcapasos, se encuentran averiados desde hace un mes. La diputada Guaipe aseguró que a través de la AN, solicitará a la Fiscalía general de la República, la investigación de las irregularidades en el complejo Razetti.

El delegado del Sindicato de trabajadores de la Salud (Sintrasalud), Daniel López, denunció también, que las consultas en la unidad maxilofacial del complejo hospitalario, han sido suspendidas tras el robo de varios equipos.

El director de Salud Pública, doctor Stalin Fuentes, aseveró desconocer el hurto.

Yosemarys González
[email protected]