Publicidad!

Tres de cada 10 pacientes con diabetes son amputados al mes debido a la falta grave de insulina, cintas reactivas para medir la glicemia, antibióticos e insumos para la cura. La acentuada escasez complica los cuadros infecciosos y bacterianos, por ello médicos y pacientes coinciden en que este ha sido el peor año.

Así lo expresa Mónica Conde, coordinadora del servicio y del Programa Endocrino-Metabólico en el estado, quien señaló que la situación actual es sumamente crítica, pues están en cero en cuanto a medicamentos para tratar la patología.

“Ya la posibilidad de amputación aumentó a más de 80%. En la Unidad de Pie Diabético no tenemos nada para aplicar el tratamiento, no hay gasas, antibióticos y mucho menos insulina. Esto ha afectado a más de 500 pacientes que acuden a la unidad”.

Explica que cada paciente con cuadro infeccioso debe cumplir con un tratamiento de 40 ampollas antibiótico por 10 días, pero lo poco que llega a la unidad solo alcanza para tratar a 10 pacientes.

“Este ha sido el peor año para los diabéticos en los 20 años que tengo de graduada. Antes teníamos una incidencia de amputaciones muy baja, pero ha incrementado el doble”.

“No nos han curado porque no hay insumos”

Juan Carlos Oropeza manifiesta que en la unidad no han podido realizarles la cura porque no cuentan con los insumos necesarios. “No hay nada. Nosotros tenemos que traer todo y algunos no tienen para comprar. Yo me compliqué porque tengo dos meses sin conseguir insulina y tuvieron que amputarme la pierna hace 15 días. Aquí antes no faltaba nada, pero ahora estamos en crisis. Los pocos medicamentos que se consiguen son muy caros, hasta Bs. 400 mil pueden costar”.

A Walberto Amundarai también tuvieron que amputarle dos dedos del pie derecho por complicaciones debido a la falta de antibióticos e insulina.

“Estamos por trancar las vías para exigir dotación de medicamentos e insumos. No tenemos gasas, vendas, bolsas ni cintas. Las enfermeras hacen un gran esfuerzo para curarnos. Yo necesito ayuda del Gobierno porque no recibo ningún tipo de pensión y no puedo costear los gastos. Mi mamá, mis amigos y hermanos son quienes me ayudan y tampoco tienen muchos recursos”.

Napoleón Viloria espera por la caridad de otros pacientes. “Tenemos que esperar a ver si alguien puede donarnos un pedacito de gasa y de venda porque cada vez es más difícil comprarlas. Por mi condición no puedo trabajar y no tengo ninguna fuente de ingreso”.

Logo de El Nacional
El Nacional

Con información de El Nacional

Publicidad!