Publicidad!

Campesinos aseguran que la siembra de frutas y hortalizas ha disminuido en un 70 % por no contar con los insumos necesarios para la actividad

Bergantín, un enclave rural del municipio Simón Bolívar con gran potencialidad para el turismo agroecológico y de aventura, pero sobre todo destaca por poseer tierras fértiles, donde es posible cultivar rubros vitales para la canasta alimentaria, tales como café, yuca, maíz, ocumo, además de cambur, limón y mandarina.

La carretera fue construida en 1980 y desde entonces no se le hace mantenimiento. Víctor Pinto
La carretera fue construida en 1980 y desde entonces no se le hace mantenimiento. Víctor Pinto

Pero estas bondades de la zona sur barcelonesa se tornan eclipsadas con la pérdida del 50% de su producción anual, debido al deterioro de la vialidad que da acceso a las diferentes zonas.

A esto se suma el desabastecimiento de semillas y productos químicos indispensables para el desarrollo del sector.

Este panorama responde a cifras del presidente de la Asociación de Campesinos del estado Anzoátegui, Vicente Rivero, quien precisó que anterioremente había unas 60 parcelas productivas que, en la actualidad, se han reducido a solo 12.

A 45 minutos del pueblo también se encuentra el casi extinto caserío de Chucho, que en el pasado era una zona próspera de cultivo, en especial yuca, pero también ha perdido capacidad por la migración de sus habitantes, generada -a su vez- por el mal estado del pavimento.

“El acceso es muy complicado. Debido a las lluvias, la carretera ha cedido y los puentes de concreto están dañados. Las personas solo pueden transitar con vehículos rústicos o en burros”, criticó Rivero.

El representante del sector lamentó que algunas cosechas nunca salen a la venta porque no consiguen vehículos para transportar los productos, pues estos se niegan a cruzar la zona.

Esta situación -agrega- provocó que en 2014, se dañaran unos 30 mil kilos de rubros (entre tomate, yuca, ají y pimentón), cuando la producción total había sido 60 toneladas.“Esto genera grandes pérdidas a los campesinos”, reiteró.

Solicitudes
Jesús Castro, con cinco años dedicándose al cultivo de maíz y yuca en Chucho, denunció que él ha sido una de las víctimas de esta situación.
“Yo perdí la cuenta de cuánta cosecha se me dañó por no tener transporte. Estamos ahogados. Tenemos la intención de seguir produciendo porque esta es la única actividad que conocemos, pero necesitamos que nos ayuden para poder seguir”, señaló.

Los pocos choferes, lamentó, que se atreven a hacer el recorrido les cobran hasta 6 mil bolívares por cada viaje desde ese caserío hasta el pueblo de Bergantín.

“Por lo general se requieren más de cinco viajes para sacar la cosecha, eso sin incluir el transporte que debemos pagar para llevar la mercancía hasta los mercados populares”, comentó Castro.

Falta de insumos
El mal estado de la vialidad no es el único problema al que se enfrentan los campesinos, pues la adquisición de fertilizantes, veneno e incluso las semillas y tubérculos para la siembra, se vuelve una tarea “titánica”.

Al caserío de Chucho solo se puede ingresar en vehículo rústico o en burro. Víctor Pinto
Al caserío de Chucho solo se puede ingresar en vehículo rústico o en burro. Víctor Pinto

Aníbal Gil, quien lleva toda su vida dedicándose a la siembra, contó que los productos utilizados para la cosecha no se consiguen y solo los obtiene a precios por encima de lo establecido.

“Las semillas certificadas tienen tiempo que no aparecen en el mercado y estamos trabajando a la antigua. La úrea, un fertilizante, también está desaparecido y eso complica el proceso de producción”, detalló.

De acuerdo con Gil, la producción ha decaído hasta en un 70 % por esa situación. De hecho, explica que hay campesinos con hasta 10 hectáreas para la siembra y solo logran completar 2, debido a la escasez de estos elementos indispensables.

“Por eso no se está produciendo lo mismo que en años anteriores. Si todas estas tierras fértiles estuvieran al 100% de su capacidad, no tendríamos que comprar frutas y vegetales en otros estados”, sentenció.

Un recorrido del equipo reporteril del Diario El Norte por los mercados populares de la zona norte del estado Anzoátegui confirmó la versión de Gil, pues se constató que, según los vendedores, la mayoría de las frutas, hortalizas y vegetales en oferta provienen de los estados Lara, Mérida, Monagas y Valencia.

Isabel Hernández tiene 15 años dedicada al expendio de frutas en el mercado de Puerto La Cruz. Cuenta que trae la mercancía desde el occidente venezolano. Antonio Caraballo, uno de sus compañeros, ofrece hortalizas y legumbres trasladadas desde Los Teques, estado Miranda.

Situación país
En el año 2013 el economista y exministro de Agricultura, Eduardo Guzmán Pérez, aseguró que la demanda anual de alimentos estratégicos en Anzoátegui se ubicaba sobre las 27 mil toneladas, pero contrastó que el 90% de estos se adquirían en otras regiones debido a la baja producción en esta entidad.

Dos años han transcurrido desde que una de las planchas de concreto cedió durante las lluvias. Víctor Pinto
Dos años han transcurrido desde que una de las planchas de concreto cedió durante las lluvias. Víctor Pinto

Esa misma teoría manejan los vendedores de carnes, pollos, tubérculos, frutas y legumbres del mercado municipal de Puerto La Cruz.
El alcalde de Barcelona Guillermo Martínez, respondió que trabajan para la recuperación de la vía agrícola en la zona rural de la ciudad. Aseveró que hasta la fecha han rehabilitado 51 kilómetros (km) de carretera, de los cuales 25 km pertenecen a Bergantín.

“Este año llevamos récord de producción de legumbres y hortalizas y eso se debe a las obras que se han estado ejecutando para recuperar las vías. Sabemos que aún hay problemas pero debemos recordar que la zona campesina estuvo abandonada por mucho tiempo y ahora es que estamos trabajando en ella”, destacó.

Todavía resta la recuperación de más de 250 km de carretera, admitió Martínez, pero agregó que su gestión tiene en desarrollo el proyecto para su consecución.

“Es imposible decir que para final de este año vamos a culminar los trabajos, pero la idea es repotenciar esa zona”, argumentó la autoridad.
La diputada al Consejo Legislativo del estado Anzoátegui y miembro de la comisión especial para la Protección del Medio Ambiente, Dinorah Requena, también hizo énfasis en que existen diversos proyectos para la rehabilitación del paso de vehículos.

Explicó que existe la necesidad de programar la inversión para estas vías acceso, pero asomó la posibilidad de que la misma comunidad planifique un proceso de mantenimiento de esas carreteras.

Hay distintos planes que se tienen previstos para Bergantín y el tema principal es el de la semilla, sostuvo Requena.
“El año pasado hicimos una discusión e invitamos a algunos agricultores para discutir sobre la ley de semillas, que es lo más importante que puede preservar esta población”, comentó.

A principios de 2015, el presidente del Banco Agrícola y también ministro de Agricultura y Tierras, Yván Gil, adealntó que se prevé duplicar la cantidad de recursos que le otorgarán a la región para consolidar los proyectos agropecuarios.

Destacó en esa ocasión que se evaluaban las necesidades del plan de acción para este año. También se analizaban sector productivos como los de carne, cereal, harina, café, yuca, huevos y otros alimentos. “Vamos a garantizar todos los recursos que se requieran para la compra a los agricultores, para eliminar así las mafias intermediarias”.

Esto implica atender a 23 unos mil trabajadores del campo, entre agricultores, campesinos y pescadores, que existen en el estado Anzoátegui, según cifras de la Dirección Regional de Agricultura y Tierra.

Según el Anuario Estadístico Agropecuario del MAC 1989/1991, los principales rubros cultivados en la entidad son la soya, maní, maíz, algodón, caña, sorgo, café, cacao, cambur, raíces y tubérculos.

Kenlibeth Fernández/ECS
kenlibeth.fernadez@elnorte.com.ve

Redacción El Norte
Publicidad!