Publicidad!
Con solo dos vigilantes nocturnos cuenta la institución pública, según lo denunció el personal del centro educativo.  Alejandra Upamo
Con solo dos vigilantes nocturnos cuenta la institución pública, según lo denunció el personal del centro educativo.
Alejandra Upamo

Las carencias en cuanto a buena infraestructura y cerca de resguardo están siendo cada días más graves en el liceo Francisco Salias, ubicado en la ciudad de Puerto La Cruz, pues desde hace 10 años no le hacen un “cariñito”.

Donel Pereira, coordinador encargado del departamento de evaluación de la institución, manifestó que hace dos años la Alcaldía de Sotillo derribó el paredón que los separaba de los ambulatorios de la zona, y aunque les exigieron la reposición del mismo la solución solo quedó en palabras.

Esta situación ha ocasionado que los bachilleres sean víctimas de la delincuencia, pues no hay nada que los divida del liceo y las adyacencias. “Hay un niño que está a punto de perder el ojo por una paliza que le propiciaron los vándalos”, aclaró.

Dijo, además, que la inseguridad arrecia en horas de la mañana, hace poco tiempo hurtaron el compresor de la bomba de agua, por lo que hay deficiencia en la distribución del líquido. Entre los docentes están tratando de solucionar la problemática.

A estas quejas le agregaron el hecho de que las plantas dos y tres de la institución están en malas condiciones debido a las filtraciones, el alumbrado funciona a medias debido a que el cableado es de vieja data. El Salias tiene una matrícula de 764 alumnos y 74 personas, entre personal obrero, administrativo  y docentes, quienes demandan mejoras.

Jackelyn Pinto
[email protected]

Publicidad!