Publicidad!

Petróleos de Venezuela (Pdvsa) tiene muchas deudas y necesita dinero urgente. El impago con trasnacionales está latente. Si cayera en default, se suspenderían servicios y mantenimientos que empresas extranjeras desarrollan en la industria que mantiene la economía de Venezuela. Pero intenta paliar su crisis interna renegociando sus bonos, que no son más que inversiones externas que recibe y que paga a largo plazo con altas tasas de interés.

Cortesía
Cortesía

El ministro de Petróleo y presidente de la petrolera venezolana, Eulogio Delpino, informó el lunes que de los 7 mil 100 millones de dólares que tienen en forma de bonos por cancelar, lograron canjear 2 mil 799 millones de billetes verdes. Lo que realmente representa el 42% de la totalidad. Con este dinero, Venezuela honrará compromisos internacionales.

Esta es una buena jugada empresarial desde la perspectiva del economista y especialista en petróleo, Rafael Quiroz. Pero es un pañito de agua tibia en una empresa que arde. Según su cálculo, esa cifra solo alcanzará para pagar octubre de este año y febrero del año entrante. Realmente Pdvsa adeuda más de 80 mil millones de dólares a compañías extranjeras. Sin mencionar el compromiso laboral con más de 145 mil empleados.

Aunque el especialista duda que la crisis ponga en riesgo de quiebre a la empresa en el futuro, recuerda que es imperativo recuperar la producción que en los últimos cuatro años menguó.

Pdvsa pasó de producir 2 millones 875 mil barriles diarios (113 dólares por canasta) en 2012 a 2 millones 378 mil barriles (48 dólares por cesta) este año.

“(Pdvsa) no tiene posibilidad de levantar producción ni a corto ni a mediano plazo porque tienen cuatro años sin hacer inversiones. El refinanciamiento es legal. Lo importante es que detrás de eso haya capital, tenga activos, músculos financieros. Pero no hay confianza en la estatal sobre sus capacidades”, asegura Quiroz.

Esta desconfianza, sedimentada en las revelaciones de deudas y la corta producción de petróleo y billetes verdes, se delata en la poca capacidad de renegociación que hubo con los bonos. Suspicacia que parece tuviera origen interno. Ofrecer como garantía de pago la filial Citgo (activo que representa 8 mil millones de dólares) en Estados Unidos es dejar en duda la posibilidad de pago frontera adentro.

Pese a esto, el ministro Delpino se mostró complacido con el resultado final de las conversaciones. “Frente a los incesantes ataques de factores internos y externos, logramos de manera exitosa canje de bonos de Pdvsa 2016 y 2017. Agradecidos estamos con los tenedores de bonos que confiaron en la solidez y transparencia de la empresa”, escribió el presidente de la corporación en su cuenta en Twitter.

Sin antecedentes de fracaso

El economista especialista en petróleo, Rafael Quiroz, recuerda que la historia de los hidrocarburos no anota ningún trazo de fracaso. Por muy mala que pueda ser la gerencia de una compañía petrolera, Quiroz asegura que es el negocio más fructífero del mundo y esto le confiere el beneficio de autoequilibrarse.

80 mil millones de dólares es –al menos- la deuda que mantiene Pdvsa con compañías internacionales.

Katherine Carrizales
[email protected]

Publicidad!