Publicidad!

Especialista sostiene que la falta de dinero para costear lo que necesitan, podría crear en los ancianos fuertes sentimientos de depresión e ira y añade que la familia debe estar unida ante estas situaciones

En lo que va de año, Eliberto Martínez, de 79 años de edad, se ha desmayado en tres ocasiones; dos de ellas en plena vía pública. Esa misma situación la padece desde hace cuatro meses Rosa Sánchez (67).

Como ellos, cada día son más los adultos mayores que se ven recostados de una pared, ayudados por un desconocido o simplemente sentados en un banco pasando un dolor o recuperándose de un malestar físico.

¿La razón? No mantienen al día el tratamiento para sus patologías porque la pensión que cobran mensualmente por vejez (15 mil 051 bolívares) no les alcanza para comprarlos.

Con lágrimas en los ojos, el abuelo Martínez asegura que debe operarse de la vista porque cada día son más fuertes los mareos, pero insiste en que la mensualidad no le da “ni para comprarse un colirio”.

Cree que el adulto mayor debería percibir por lo menos 30 mil bolívares -equivalente a dos pensiones- para estar “medio sanos”.

“El salario actual solo me alcanza para mantenerme por una semana y lo poco que me dan mis hijos es para sobrevivir el resto de los días”, añade.

Con dolor en las piernas y la tensión que se le “dispara” a diario, sale la señora Sánchez a vender jugos en el mercado municipal de Puerto La Cruz, ya que resalta, debe tener otra entrada de dinero para poder acudir al médico cuando lo necesite.

Se levanta el pantalón y muestra las várices que no le permiten descansar en las noches por el dolor y asegura que no se las trata desde el año pasado porque en los hospitales públicos no hay cita y en los privados la consulta es muy costosa y no tiene cómo pagarla.

“Los que más padecemos en este momento somos los viejos, los ancianos. En estos días se me murió una hermana luego de una subida de tensión producto del estrés y la preocupación, ya que tenía una semana dándoles a sus hijos pequeños arroz solo”, relata.

Tres millones

El pasado 14 de marzo, fue publicado en la página web de Gran Misión en Amor Mayor, el último informe de pensionados que refleja que en el país -hasta el 31 de diciembre de 2015- la cifra asciende a más de 3 millones de personas que reciben el beneficio por parte del Instituto Venezolano de Seguro Social (Ivss).

“8 de cada 10 abuelos cobran su pensión. La prioridad para el gobierno es garantizar la protección de las poblaciones vulnerables, entre las que se encuentran las personas de la tercera edad”, informaba el mandatario nacional Nicolás Maduro en esa oportunidad.

El crecimiento ha sido superior al 775%, así lo refleja el estado venezolano, si se compara con las 397 mil personas que gozaban de una seguridad social en 1998.

Entre este incremento se encuentran los ancianos pertenecientes a la Gran Misión en Amor Mayor, creada por el expresidente de la república, Hugo Chávez, en diciembre de 2011 a través del decreto Nº 8.694, para incluir a los venezolanos que vivían en situación de pobreza y que no habían cotizado en el Ivss.

Pero adultos mayores denuncian que el monto obtenido cada 30 días no les alcanza “ni para comer”.

José Rodríguez tiene 75 años. Todos los días acude a los mercados municipales de la zona norte de la entidad para hurgar entre la basura y conseguir algo que llevarse a la boca. La pensión le dura solo seis días.

Con la cara pálida (debe tomar vitaminas y alimentarse bien porque se le baja la hemoglobina, pero no tiene el dinero para comprar lo que necesita) y voz entrecortada relata que solo come una vez al día y muchas veces se acuesta sin comer porque no tiene alimentos.

Siempre lleva consigo una bolsa azul donde guarda un envase al que cuida como su mayor tesoro. Lo abre en la calle para mostrar lo que lleva dentro: Un pedazo de casabe y medio plátano sancochado que le fue regalado horas antes por un desconocido.

“Siempre cargo mi potecito para guardar lo poco que me pueden regalar en la calle. A veces voy al comedor popular a almorzar, pero últimamente prefiero no hacerlo porque tengo que pasar muchas horas parado bajo el sol y me mareo muy fuerte”, afirma.

Al preguntársele si algún hijo lo ayuda, responde sin tapujos que solo lo hacen “cuando me enfermo, del resto ni se acuerdan que existo y yo prefiero vivir solo porque tampoco voy a ir a casa de ellos que tienen niños pequeños para quitarles un plato de comida que lo necesitan”.

Pura agua

María Rivas (68) solo cobra la pensión por vejez. Ella sufre de diabetes tipo 2  y constantemente su esposo debe llevarla de emergencia al ambulatorio más cercano porque le sube la glucosa en la sangre y no tiene el medicamento para controlarla.

Se ve en la obligación de salir a diario en silla de ruedas a pedir dinero en la calle para poder comprar algo de comer. Hace cuatro meses le cortaron una pierna -a consecuencia de la misma enfermedad- y explica que no mantiene la higiene necesaria en la herida porque lo que cobra no le alcanza para comprar las cremas y pomadas que debe aplicarse.

“A veces, cuando no consigo jabón, me tengo que bañar solo con agua. Mis hijos me ayudan pero ellos también tienen sus problemas y obligaciones y tampoco les alcanza el dinero. La vida está dura para todos”, asegura.

El psicólogo Juan Carlos Santana manifiesta que la falta de dinero en personas mayores puede desencadenar tristeza o mal humor, dependiendo de la situación que vivan en estos momentos.

Explica sin embargo, que la primera reacción que pueden presentar es desesperanza y decepción al no poder costear sus gastos luego de haber trabajado por tantos años en una empresa.

“Hay personas que la situación no les afecta tanto porque reciben ayuda de hijos u otros familiares, pero existen otros que pueden hasta padecer fuertes sentimientos de depresión y tienden a enfermarse más continuo por esta situación”, recalca.

Apunta que las familias deben estar más unidas en momentos de crisis y brindarles una mano amiga y de solidaridad a los adultos mayores para evitar que caigan en el abandono.

Patricia Aponte
[email protected]

Publicidad!