Publicidad!

Presuntos homicidas de electricista también habían asesinado a su hijo hace tres años


De 11 disparos asesinaron a un hombre de 51 años. Al quincuagenario Humberto Antonio González lo acribillaron a tiros solo para robarle una cadena de plata que cargaba puesta.

A 300 metros de su rancho, en el cerro Las Nieves del sector Valle Verde del municipio Sotillo, quedó su cadáver destrozado por el desahogo brutal de los delincuentes.

Cinco balas en el cuello, otra más en la sien, un disparo en la frente, otro en la ceja y tres en ambas piernas exponen el resentimiento de los asesinos durante el desencuentro sangriento.

Aparentemente, el abuelo estaba regando su sembradío cuando fue sorprendido por un trío de antisociales que tiene azotado el sector.

Su cuñado, Enis Herrera, contó que González solía despertar muy temprano para atender la cosecha de alimentos que tenía a pocos metros de su residencia.

Ayer, alrededor de las 4:00 de la madrugada, el también electricista ya estaba en pie para seguir su rutina. Los miembros de la banda delictiva “cabeza de plomo” vieron que era presa fácil entre la penumbra y lo atacaron.

Vecinos del sector refirieron que se trata de unos sujetos apodados “lenín”, “el ñaño” y “el alexander”. Quienes aparentemente también son los responsables del asesinato del hijo del hombre que mataron ayer.

Supuestamente denunciaron, hace tres años estos antisociales acabaron a Jhonny González Ramos de 21 años para robarle un bolso marca Victorinox que acababa de adquirir.

El homicidio ocurrió justo enfrente de la casa de sus abuelos, en la misma calle donde acaban de matar a González padre por la cadena de plata.

“Tienen varios muertos encima y no les han hecho nada. Siguen allí, azotando a nuestro sector, matando a inocentes. Le hacemos un llamado al gobernador Nelson Moreno a que desmantele esta banda delictiva que tiene años operando allí”, reclamaron moradores que prefirieron mantenerse en anonimato.

Trascendió que el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas indaga en las evidencias que hallaron en la escena del crimen. Esperan encontrar pronto a los responsables.

Padre de familia

González solía vivir con su esposa, su hija de 20 años y su nieta de tres. Cuando ocurrió el homicidio, todos dormían y no se percataron del peligro que corría su hijo. Según contó su cuñado Enis Herrera, desde hace siete meses el quincuagenario trabajaba como electricista en la construcción del hospital de Guanta.

Katherine Carrizales
[email protected]

Publicidad!