Publicidad!

Corredores de seguros rechazan que el gobierno incumpla promesa de bajar los costos en las clínicas

Ante el progresivo incremento del costo de los bienes y servicios, diferentes economistas recomiendan planificar  gastos para combatir las cifras inflacionarias “desproporcionadas”. El presidente de econométrica, Henkel García, estimó que este índice macroeconómico marcó 180% el pasado octubre. Al término del año 2015, aumentó al menos 20%.

Bajo este panorama en el que  hasta hace 10 días se desconocía las cifras de inflación se 2015, el corredor de pólizas Ángel Mora, comentó que asegurar la salud ayuda a prevenir el desembolso fortuito de dinero del cual, en la mayoría de los casos, no se dispone.

Solo el valor del día de hospitalización en una clínica económica varía de 50 a 70 mil bolívares, lo que representa el salario mínimo de siete personas para cubrir 24 horas de asistencia.

Pero una póliza de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM) para una familia de cinco personas en Seguros Qualita vale 58 mil 119 bolívares anuales.

Esto representa un ahorro de hasta 90% si se considera que esta prima cubre 150 mil bolívares de póliza básica, más un exceso de Bs. 900 mil y gastos médicos mayores hasta por Bs. 12 millones.

Pero los precios varían según el abanico de enfermedades que cubra y la compañía que preste el servicio.

Mora explicó que además de la cobertura de enfermedades, la atención primaria (consultas médicas), muerte accidental, incapacidad y funeraria están contempladas como parte del programa. Pero cada una de las afecciones tiene un plazo de espera distinto.

De forma inmediata, responden por siniestros y enfermedades de riesgo. A partir de tres meses, infecciones que requieran hospitalización; a los 10 meses, maternidad y enfermedades femeninas; al año cirugías; mientras que a los dos 24 meses cubren patologías preexistentes que el cliente desconocía, arritmia cardíaca, cataratas y accidentes cerebro vasculares.

Pese a la amplia cobertura, Mora advierte que antes de firmar el contrato con la compañía, esta se encarga de realizar un cuestionario de salud al asegurado, pues solo brindan el servicio a personas que no representen ser casos “siniestrosos” y  que cumplan con el requisito de edad: ser menores de 45 años.

Regulación de precios

Todas las compañías trabajan con clínicas distintas, lo que implica gastos diferentes. En Seguros Altamira, el mismo contrato se firma por un valor de 48 mil bolívares, mientras que en Estar Seguros cuesta Bs. 110 mil -financiados-, los cuales puedenpagarse con inicial de 50% y el resto en cuotas acordadas con la empresa.

La administradora de Mapfre, Heilys Materano, explicó que la renovación de un grupo familiar de cinco integrantes pasó de 90 mil bolívares en 2014  a Bs. 300 mil a finales de 2015. “Los precios responden a los costos de la clínica. La renovación depende de la cantidad de siniestros presentados en 365 días”, comentó.

En 2013, cuando las compañías comenzaron a regirse bajo directrices de la Superintendencia de la Actividad Aseguradora, el gobierno prometió regular las tarifas para compensar la imposición de una tasa básica que solo cubre hasta Bs. 150 mil y que establece condiciones de aumentos en primas.

Las empresas coinciden en que esto quedó en suposiciones, pues revelan que los precios aumentan semanalmente. La corredora de seguros Ana Goitía dice que eso se refleja en la eliminación del financiamiento y pérdidas para el usuario, el cual debe gastar de su bolsillo al agotarse la póliza por patología.

“Los precios están horribles. He tenido dos casos de aseguradoras que no quieren pagar a la clínica por no ser precios ‘razonables’. Hoy en día (las empresas) no deberían manejar un baremo (tabla de cálculo regulado) porque cada día aumentan (los gastos)”,  asegura Goitía.

Aseguradoras estiman que la asignación de clave al momento de la atención tarda menos de dos horas. Juan González
Aseguradoras estiman que la asignación de clave al momento de la atención tarda menos de dos horas. Juan González

Situación en clínicas

En 2013 entró en vigencia la providencia número 294 que regula los precios en centros de salud privados para emergencia, quirófano, hospitalización y cuidados intensivos. Además de ser una medida impuesta, los precios están congelados desde 2011 cuando se publicó el primer decreto.

Según la gaceta oficial Nº 40.196, el costo de la atención en emergencia sería de Bs. 2.800 por 24 horas. En el caso de la hospitalización, la tarifa por el mismo tiempo equivale a 2.760 bolívares. Sin embargo, en ninguno de los recintos que visitó El Norte existe tal regulación. En ambos casos se presenta un aumento de hasta 600 y 3.000%, respectivamente.

El aire que se respira cuando se pregunta por números es de hermetismo y temor. Quienes fueron consultados no quisieron dar sus nombres por miedo a represarías. En algunos casos se rehusaron a hablar.

Aunque el presidente de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales en Anzoátegui (Avch), Andrés Korchoff, admitió que a escala nacional existe una crisis de materiales médicos en los recintos privados y públicos, que afecta los precios y la calidad del servicio prestado, prefiere no revelar más información.

Explicó que el gremio conversa con el Gobierno nacional desde el pasado noviembre, por lo que -dice- debe reservarse los avances para no estropear las negociaciones.

Pese a que aseguró que todo el sector tiene la disposición de llegar a acuerdos inmediatos, desconoce cuándo se puedan hacer públicos los resultados de los encuentros.

Sin embargo, comentó que los sindicatos de salud del estado discuten y desarrollan ideas en torno a la falta de insumos y la escasez de fármacos.

El titular del Colegio de Médicos regional,  Arquímedes Velásquez, explica que el aumento de precios es consecuencia de la escasez del material médico. Asegura que a pesar de existir una tasa de divisa preferencial (Bs. 6,30 cada dólar) para que el sector salud importe los insumos que requiera, las divisas no son adjudicados ni a los recintos privados ni a los públicos.

Comenta que la realización de exámenes también se ha complicado.

Según administradores de centros de salud, esto crea una “cadena perversa”, pues son dependientes de proveedores, sumado a los aumentos salariales e inflación. La consecuencia es suspender o aumentar el servicio.

Pero en la realidad, y al observar tablas de costos, el usuario se percata de que estas clínicas no son acosadas por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde). El coordinador regional del organismo, Francisco Álvarez, admitió que en la fijación de precios le están dando prioridad a otros rubros, pero asegura que fiscalizan recintos de acuerdo a denuncias que reciban.

Álvarez opinó que aunque los dueños de clínicas sean médicos, pareciera que se “olvidan” de su juramento de salvar vidas nada más para obtener “ganancias exorbitantes”.

Sobre precio de entre 600 y 3.000 % registra atención médica de emergencia sobre tarifas reguladas. Víctor Pinto
Sobre precio de entre 600 y 3.000 % registra atención médica de emergencia sobre tarifas reguladas. Víctor Pinto

Crisis hospitalaria

Corredores de seguros coinciden en que, como consecuencia de la crisis hospitalaria en los recintos públicos, los usuarios prefieren asegurar la salud antes de padecer una enfermedad.

Estiman que la venta de pólizas HCM ha aumentado 35%, mientras que las renovaciones se mantiene en 90%.

Katherine Carrizales/ECS
[email protected]

Publicidad!