Durante la tarde este viernes 18 de noviembre, la alcaldesa de Maracaibo, Eveling Trejo de Rosales, intentó acceder por el pasillo central hacía el templo de la Virgen de Chiquinquirá, pero fue detenida por un cordón de los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

La situación irregular se produjo cuando la alcaldesa decidió no ingresar por el interior de la iglesia, como fue acordado con el Gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas, para evitar situaciones como abucheos o manifestaciones de tipo político en el acto solemne. Ambas autoridades estuvieron de acuerdo y los funcionarios de seguridad estaban informados.

El pasado 26 de octubre, fecha de la Bajada de la Chinita, Trejo saltó una baranda para llegar al área de las autoridades. En esta ocasión la alcaldesa quiso volver a ingresar por el pasillo central, hubo empujones y gritos.   El convenimiento, según informó el comité organizador de la actividad religiosa, se hizo para que ningún incidente afectara las misas a la Patrona. Así, tanto el gobernador Arias Cárdenas y Trejo debían llegar a la plazoleta entrando por el interior del templo.

“Tienen que respetar al pueblo, porqué si Giovanny Villalobos entró por el pasillo central, la alcaldesa no puede entrar. Yo soy la alcadesa le guste o no a la Guardia Nacional”, expresó Trejo.. Minutos después el gobernador del estado Zulia, Francisco Arias Cárdenas, ser acercó para mediar y resolver la situación.


Con información de Panorama/Redacción