Publicidad!

Pablo Vásquez, presidente de de la Asociación de Brujos y Espiritistas de la Montaña de Sorte, asegura que las visitas al santuario de María Lionza, en el estado Yaracuy, han caído en más de 60% debido a la crisis económica

Con la convicción de que encontrará una solución a sus problemas, Rosa Ávila entra a una tienda espiritual para despojarse de las malas energías a través de ensalmes con ramas, lectura de tabaco, caracoles o una simple echada de cartas.

Ella desea conseguir, a través de este sincretismo, lo que quiere escuchar, poder predecir el futuro con la ayuda de la “bajada” de algún ser celestial o simplemente reparar las malas energías que la aquejan.

Sin embargo, como entra sale de la misma. ¿La razón? La suerte está tan cara que decide irse con la misma “pava” con la que entró.

Como ella, ese es el día a día de quienes acuden a centro esotéricos para obtener respuestas a sus males, pero los altos costos terminan “espantando” hasta a los creyentes.

“En una consulta con baños incluidos, la persona llega a cancelar entre Bs. 20 mil y 40 mil bolívares, eso dependiendo del mal que traiga y del trabajo que se le tenga que hacer”, revela el vendedor Tomás Rincón, quien lleva 15 años siendo espiritista.

Afirma que cada vez son menos los clientes que acuden y añade que, en ocasiones, debe crear “combos espirituales” para atraer a los compradores.

Esa misma situación la expone Sarkis Tomassian, encargado de la tienda “María Lionza” en Barcelona. Precisa que las ventas han caído en más de un 50% de comienzos de año a la fecha.

“Nada es como antes, ahora vienen, preguntan y se van. Cada día son más las personas que tienen daños en su cuerpo, pero menos los que traen dinero para hacerse un despojo”, indica.

Tomassian puntualiza que una de las deficiencias en las bajas ventas se debe a la poca variedad de materiales. Expone que el principal problema se evidencia en la adquisición de velas y velones por falta de parafina.

Advierte que el precio actual de un velón es de Bs. 1.200 pero “esos costos podrían aumentar en cualquier momento”.

“Una vela está costando 120 bolívares, pero las fallas en la distribución también es por falta de pabilo y porque, todos los meses, las empresas amenazan con paralizar la producción ya que, sostienen, no tienen materia prima suficiente”, informa.

Rituales

Para todos
Vendedores aseguran que el producto que más comprar los clientes es el tabaco. El precio de estos oscilan entre Bs. 140 y 200 bolívares (la unidad) y 6.500 bolívares y Bs. 9.000 mil la caja que contiene 50 unidades.

Algo angustiada, Sonia Rivas le pagó mil bolívares a un santero por la consulta. Con tristeza señala que ahora debe hacerse un velatorio -serie de trabajos espirituales- porque, al parecer, tiene “un mal echado en el cuerpo”, pero el procedimiento cuesta entre Bs. 7 mil y 10 mil bolívares.

“Ese dinero es sin meter las velas y las esencias. De verdad no tengo la plata ahorita, pero me preocupa lo que tengo y quiero sanarme”, precisa.

Contando billete a billete sobre el mostrador de una tienda espiritual, el obrero José Aranguren quiere comprar los materiales necesarios para limpiar su casa. Sin embargo, el dinero solo le alcanzó para el sahumerio (combinación de inciensos y esencias aromáticas).

Señala que aun debe adquirir otros productos pero afirma que será para “la próxima quincena”.

“Cuando por fin consigo el dinero para comprar lo que necesito, ya las cosas han aumentado el doble. Antes acostumbraba, junto a mi esposa, a hacernos baños para limpiar las malas energías, pero tenemos un año que no hemos podido realizarlo”, confiesa.

Desbalance
Espiritistas y yerbateros coinciden en que el desbalance que puede existir en el precio de los rituales espirituales depende del tipo de magia con la que se trabaje y del tiempo de efectividad que la persona desee en su “favor espiritual”.

El experto Roberto Velásquez refiere que la magia negra es más costosa que la blanca porque los trabajos hechos con este sincretismo son resueltos de forma más rápida.
“Las personas que usan la primera (negra) trabajan con espíritus y ánimas pero los que trabajan con la segunda (blanca) lo hacen con ángeles, arcángeles y Jesús; esta suele ser más lenta pero es más segura”, explica.

Aseguran que, aunque la mayoría son personas garantizadas, también existen charlatanes que se hacen pasar por “guías espirituales” y cobran grandes sumas de dinero.

La santera, Marjorith Centeno, manifiesta que por hacerle “el santo” a una persona dentro de esa religión, supuestos “padrinos” pueden llegar a cobrar entre 750 mil y un millón de bolívares.

Ratifica que el verdadero costo de estos trabajos es de entre Bs. 200 y 250 mil bolívares.

“Allí van incluido los materiales que se necesitan. Esos precios dependen de la persona o del grupo que haga los trabajos. Por lo menos en mi equipo, a veces ni les cobramos a las personas sobre todo las de estrato social bajo”, prosigue.

Ratifica que esas malas personas se escudan detrás de la religión para robarles a los clientes y afirma que eso termina dañando la credibilidad de los demás.

Esa información es abalada por clientes y creyentes quienes indican que han sido víctimas de estafas.

María Núñez, relata que ha perdido dinero en “brujos y santeros charlatanes”.

“He buscado ayuda para un sobrino que tenía problemas en el barrio y quería que los santos lo cuidaran, pero terminaron robándome el dinero y mi pariente recibió un disparo que, por poco, lo deja invalido”, relató.

Alejandra Upamo
Alejandra Upamo

Garantizadas
Cada día, son más las prácticas espirituales que se realizan de acuerdo a la necesidad y al gusto de cada persona a la hora de buscar un favor.

Con más de 25 años de experiencia, la dama de los caracoles, Madelyn Colmenares, señala que el precio de sus consultas es de cinco mil bolívares y, en sus trabajos, siempre incluyen baños para la prosperidad, negatividad o salud, dependiendo de lo que tenga el cliente.

Apunta que estos rituales oscilan entre Bs. 9 mil y 21 mil bolívares, porque son baños preparados por ella misma.

“Acostumbro a que en el lugar donde atiendo a mis clientes, esté impregnado de paz y de energías positivas. Estos baños son caseros porque así les sale más económicos a las personas. Definitivamente yo no engaño a la gente y la ayudo en sus problemas”, enfatiza.

Imágenes religiosas de ánimas del purgatorio son vendidas en centros espirituales
Imágenes religiosas de ánimas del purgatorio son vendidas en centros espirituales

En Venezuela
La mezcla de religiones, culturas y razas, continúa impregnando al país de sincretismo y devoción en cada región.

El presidente de la Asociación de Brujos y Espiritistas de la Montaña de Sorte, Pablo Vásquez, advierte que, en la actualidad, cerca de 17 millones de personas pertenecen y practican estas líneas espirituales.

Indica que la mayoría son jóvenes cuyas edades rondan entre los 15 y los 18 años de edad.
“Cada día se ve una mayor cantidad de muchachos porque creen y nacen bajo estas religiones”, añade.

El espiritista señala que las visitas al santuario de María Lionza, en el estado Yaracuy, han disminuido en más de 60% debido, principalmente, a la situación económica.

Precisa que la afluencia, por semana, se ubica entre 600 y mil 700 creyentes.

“Personas del Zulia siguen siendo las que más visitan el templo de la reina. La cantidad se ubica en 70% de toda la población que asiste”, añade.

Recomienda a las personas que deseen ingresar a estas prácticas religiosas a no hacerlo por “fanatismo o por moda”.

Diversas religiones, diferentes puntos de vista, pero muchos coinciden en el aporte de dinero para estas creencias porque “de que vuelan, vuelan”.

Alejandra Upamo
Alejandra Upamo

Más estados

A pesar de que el estado Zulia es la entidad con el mayor número de creyentes al culto de la reina de Sorte, en el estado Yaracuy, el presidente de la Asociación de Brujos y Espiritistas, Pablo Vásquez, precisa que habitantes de Lara y Cababobo, también acuden periódicamente a la montaña.

Patricia Aponte
[email protected]

Publicidad!