Sus inicios fueron con el TNT de Marinos de Anzoátegui, bajo el mando de Henry Paruta

El criollo usa el número 24 en honor a Diego Guevara. Cortesía
El criollo usa el número 24 en honor a Diego Guevara. Cortesía

Tras su exitoso paso por Chipola en la Njcaa (Junior College) de Estados Unidos, donde se coronó como campeón de conferencia, el piloto venezolano Mathías Aranguren debutó con 9 puntos, 5 asistencias y 3 rebotes en la victoria 77-71 de su equipo, Águilas de Faulkner, sobre Blazers de Belhaven, por la conferencia SouthernState de Naia (Asociación Nacional Intercolegial).

Aranguren, base de 1.94 metros y 21 años, se enroló en los rapaces de la casa de estudios de Alabama, para el inicio de la actual campaña, tras cumplir con requisitos académicos.

Aranguren, cuyo talento lo ha llevado a representar a Venezuela en categorías inferiores, explicó las razones que lo llevaron a sumarse a la Universidad de Faulkner.

“Es un nuevo reto”, dijo el base formado en el programa Transformación de Nuevos Talentos (TNT) de Marinos de Anzoátegui, quien jugó 13 minutos en su debut. “Lo he tomado con toda la responsabilidad del mundo, como se dieron las cosas para llegar a la universidad, tengo responsabilidad con el equipo, entrenadores y la universidad”.

Tras quedar cesante por varios meses, durante los cuales se dedicó a aprobar on-line los créditos académicos que le permitieran mantenerse estudiando y jugando baloncesto en Estados Unidos, el piloto larense mostró su satisfacción y compromiso con los Eagles.

“Hay muchas cosas positivas, más allá del básquet, que me hicieron venir”, confesó el ex base de Chipola, quien se decantó por ingresar al sistema Naia porque para entrar al sistema Ncaa debía perder la temporada en curso.

Expectativas

“He estado trabajando mucho en todos los aspectos. Ahora mismo lo que me queda es adaptarme a mis compañeros, al entrenador, al equipo, al sistema… El coach de aquí (Scott Sanderson) tiene 20 años de experiencia dirigiendo en la Ncaa, puso mucho interés en mí cuando estuve en Chipola y eso me hizo más fácil decidirme por esta universidad”, señaló el expupilo del asistente técnico de Marinos de Anzoátegui, Henry Paruta.

Ídolo pendiente

Aranguren aprovechó la oportunidad para agradecerle a Dios, a su familia, a la organización Marinos de Anzoátegui y al experimentado piloto Diego Guevara. “Me siento bendecido de que el jugador que idolatré creciendo, hoy está pendiente de mí como si fuera un hijo mayor o un hermano menor”.

Redacción