Publicidad!

El Sindicato Nacional de Empleados Públicos de la Salud del estado Anzoátegui (Sunep-SAS), mediante la voz de su secretaria Yanet Cuibas, denunció el repunte de enfermedades ya erradicadas en el país, como lo es la malaria, el paludismo y el sarampión.

Cuibas comentó que en el hospital de Cantaura, hay siete personas padeciendo de malaria, y el centro de salud no cuenta con las medicinas necesarias para el tratamiento.
“Reciben a los pacientes, les diagnostican la enfermedad y luego los mandan a su casa, porque no cuentan con los insumos necesarios para tratarlos”, dijo la sindicalista.

Además, recalcó que no hay prevención, tratamiento ni organización por parte los entes de salud públicos del estado para frenar la propagación de dichos padecimientos.
Cuibas aseveró que la Alcaldía del municipio Simón Bolívar, efectivamente está haciendo las fumigaciones correspondientes, mas no en el tiempo ni en el horario debido.
Argumentó que la jornada de desinfección debe hacerse a las seis de la tarde, y el ayuntamiento capitalino lo hace en horas del mediodía.

Destacó que en las instituciones de salud del estado, con suerte si se consigue, entregan el tratamiento incompleto, ya que debe tener unas indicaciones de 14 días continuos, y en dichos entes los entregan a medias.

“Pedimos a la Defensoría del Pueblo que intervenga en los centros de salud, ellos son los encargados de velar por los ciudadanos de Anzoátegui y no lo están haciendo, cada vez más son los casos de personas que padecen de malaria”, comentó Cuibas.

Alerta en salud

Por su parte, la presidenta del Colegio de Inspectores, Belkys Córdova, dijo que está en proceso una propagación de difteria y aseguró próximamente de sarampión.

De este último, hay varios casos registrados en la entidad oriental a la espera de confirmación, y en el estado Bolívar hay ocho personas que ya la padecen.
Córdova afirma que esta problemática en el área de salud es debido a que no se cuenta con los programas de vacunación correspondientes, ya que no están entrando al país las inmunizaciones debidas.

Además, recalcó la deficiencia de 120 inspectores que presenta la entidad anzoatiguense, y aunado a eso, tampoco cuentan con los vehículos pesados ni con los químicos necesarios para la fumigación.

“Nosotros contamos es con médicos integrales, y ellos no están capacitados para estas enfermedades ya erradicadas. Estamos haciendo un curso para formar jóvenes y queremos hacer un enlace con la Universidad Central de Venezuela para una mejor preparación”, aseguró.

Exhortan a los entes gubernamentales que se aboquen a las necesidades de salud que presenta la entidad oriental para prevenir enfermedades casi mortales.

 

Yeliana Salima
Publicidad!