La policía brasileña arrestó este miércoles al exdiputado ultraconservador Eduardo Cunha, cerebro del impeachment que destituyó a la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, que estaba siendo investigado por su vinculación con la corrupción en Petrobras.

Cunha, que como presidente de la Cámara de Diputados llegó a ser segundo en la línea de sucesión presidencial, será trasladado a Curitiba para quedar a disposición del juez federal Sergio Moro, a cargo de las causas que investigan sospechosos sin fueros privilegiados (ministros y legisladores), informó un asesor de esa fuerza.

“Fue detenido en Brasilia, podemos confirmar”, dijo un asesor de la policía.

Cunha, de 59 años, enfrenta acusaciones de corrupción pasiva, lavado de dinero, ocultamiento de cuentas en el extranjero abastecidas con dinero ilegal de Petrobras, abuso de poder y realización de maniobras para obstaculizar investigaciones.

El legislador fue destituido el mes pasado por sus colegas por ocultar cuentas bancarias en Suiza y quedó inhabilitado de ejercer cargos públicos.

AFP
[email protected]