Publicidad!

David Castilla y Tony José García Manzanilla, de 36 y 42 años de edad, respectivamente, fueron ultimados con disparos el lunes en la noche. Ambos fueron sometidos por unos hombres que entraron a la camioneta Grand Cherokee en la que se encontraban y se los llevaron.

Los cadáveres fueron abandonados en la zona central del 23 de Enero, en Caracas. El cuerpo de García Manzanilla tenía 30 tiros.

Las víctimas, que se desempeñaban como escoltas de directivos de Makro, fueron despojadas de las armas de fuego que portaban.

El vehículo fue localizado posteriormente en un sector de la parroquia Coche, también en la capital del país.

Hallazgo
La camioneta estaba en el estacionamiento de Makro de La Urbina cuando los escoltas fueron sometidos por los individuos, indicaron allegados a García Manzanilla, quien tenía cuatro años laborando en esa empresa.

Como los dos desaparecieron el lunes, sus familiares acudieron a la policía científica para formular la denuncia, pero allí les indicaron que debían esperar 72 horas, que es el tiempo establecido para poderla hacer.

El martes les avisaron que aparecieron en la morgue de Bello Monte.

 

Publicidad!