Atenas se prepara para recibir hoy la visita de Barack Obama, la primera de un presidente de Estados Unidos a Grecia en 17 años, con la que comienza la que previsiblemente será su última gira internacional antes de dejar el cargo a finales de enero.

Más de 3 mil policías griegos y 500 agentes de seguridad estadounidenses se han hecho con el centro de la ciudad, que durante ese día y hasta su marcha el miércoles se convertirá en un bastión infranqueable para las diversas manifestaciones que se están preparando y que forman parte del antiamericanismo arraigado profundamente en la sociedad.

Obama tiene previsto lanzar un mensaje de apoyo a un pueblo vapuleado por la crisis, con una nueva petición para que los acreedores aprueben el alivio de la deuda helena, una de las principales reivindicaciones del gobierno de Alexis Tsipras.

En una entrevista con la edición dominical del periódico Kathimeriní, Obama animó a los griegos a continuar por el camino de las reformas, pero al mismo tiempo recalcó la necesidad de dar esperanza al pueblo mediante un alivio significativo de la deuda pública helena.

Redacción
[email protected]