Publicidad!

Baltazar Porras, arzobispo de la diócesis venezolana de Mérida, dijo que su nombramiento como cardenal de Venezuela significa un llamado a la esperanza y a la superación de la crisis que sufre el país.

“No es un premio personal sino un llamado a que todos veamos la responsabilidad de trabajar por el entendimiento entre los venezolanos, y así superar la violencia para avizorar un futuro de paz y armonía”, expresó.

Reconoció que la designación del papa Francisco lo tomó por sorpresa, pues se enteró a través de los medios de comunicación: “Agradecemos al Nazareno de Achaguas. Esto es una bendición para el país, no solo para mí. Demuestra el cariño que el papa tiene por nosotros (…) Somos 13 los obispos latinos que tenemos esa purpura”, publicó El Nacional.

Señaló que ahora debe representar el mundo eclesial y universal, junto a los otros obispos nombrados.

Por último, envió un mensaje de paz y de armonía a los venezolanos: “Más allá de cualquier conflicto o diferencia, debemos complementarnos mutuamente”.

Este domingo se conoció que Porras recibirá la investidura, con cardenales de otros países, el 19 de noviembre, en la víspera de la clausura del Año Santo Extraordinario de la misericordia.

Redacción web

Publicidad!