Publicidad!

El gobernador de la entidad, Nelson Moreno, afirmó que se deben desarticular estos grupos para impedir la cercanía con los estudiantes y recalcó que velarán para que haya paz en los recintos educativos de Anzoátegui


Un juego “entre estudiantes” es ahora delincuencia organizada, el tema se ha convertido, con el paso del tiempo, en un verdadero dolor de cabeza para padres, maestros, directores y autoridades de Puerto La Cruz.

Piedras, botellas, golpes y bombas de fabricación casera -molotov- se evidencia casi a diario en escenas violentas que se producen en los liceos Francisco Salias, Escuela Técnica Industrial, Pedro María Freites, Andrés María Hernández Caballero y Antonio José Sotillo.

¿El objetivo? lograr la mayor cantidad de seguidores para armar supuestos grupos delictivos. No reclaman por fallas del sistema educativo.

Esta es una realidad. La violencia estudiantil en estos cinco planteles ha sido comprobada por las mismas autoridades en la escala local y regional y ha generado, incluso, encuentros con el gobernador Nelson Moreno para buscar una salida.

La presidenta del Concejo Municipal, Amarilis Soto, advierte que 4 mil 500 alumnos ven clases bajo el régimen de amenazas de grupos organizados que usan su arsenal para delinquir y dominar la comunidad.

“Estamos ante la presencia de ‘pranes’ estudiantiles que captan muchachos y los inducen a cometer delitos. Por eso, no podemos continuar permitiendo estos desórdenes en nuestros liceos e iremos con todo el peso de la ley”, aseguró.

Para la edil, “la manzana podrida debe erradicarse” y quienes sean identificados en la comisión de hechos ilícitos tienen que ser expulsados de los liceos.

Jerarquía

NIÑOS PRANES

El concejal y presidente de la comisión de Educación y Deporte en Sotillo, Elio Silva, reveló que los jóvenes usan un listón, de un color específico, según la jerarquía que ocupa en la organización.

Los estudiantes que usan cordones rojos, puntualizó, son aquellos novatos captados para lanzar piedras. En cambio, quienes utilizan cinta negra pertenecen al grupo intermedio y organizan a los primeros.

Y están los jefes, los que usan cinta blanca. “Son los que tienen el control de la situación, los líderes, autores intelectuales y su principal función es dar órdenes a los grupos inferiores”, añadió el edil.

La autoridad precisó que han identificado a 158 alumnos que, al parecer, han incurrido en delitos.

Sin embargo, recalcó que el objetivo es erradicar al 100% la violencia estudiantil y exhortó a los cuerpos policiales de la entidad a que continúen “poniendo orden” y acaben con las supuestas bandas.

El supervisor de la Policía Municipal de Sotillo (Polisotillo), José Rebolledo, explicó que la función de ese organismo es prevenir casos de desorden y aclaró que la Policía del estado Anzoátegui (Polianzoátegui) es la encargada de intervenir cuando hay escenas violentas.

“Ahora, si se sale de las manos, comienza actuar la Guardia Nacional Bolivariana”, detalló.
A pesar de esto, el cuerpo de seguridad detuvo este jueves a Javier Quijada, de 24 años de edad, Héctor González, (18) y dos adolescentes por supuesta venta de droga cerca de instituciones educativas.

Rebolledo aseguró que un trabajo de investigación dio con la captura del grupo intentando obligar a una joven de 14 años a consumir marihuana. También apresaron a Reinaldo Betancourt (28), alias “el cariaco”, quien -dijo- se dedicaba a vender droga incluso en colegios de primaria.

Mano dura

En la última asamblea organizada por el Ejecutivo regional, en conjunto con el personal docente y directivo de estas cinco instituciones, la autoridad advirtió que “la delincuencia ha intentado apoderarse de los planteles para confundir a los muchachos y llevarlos por caminos indebidos”.

Aseguró que velarán porque haya paz y se terminen estos actos vandálicos en los liceos de Puerto La Cruz.

El concejal Antonio Acosta lamentó que estas acciones delictivas se deben a falta de buenas políticas por parte del sector oficialista.

Directivos de liceos expresaron que han tomado acciones “drásticas” para frenar los actos vandálicos. entre ellas la requisa de alumnos al entrar y al salir de cada institución y dictar charlas educativas.

El director de la Escuela Técnica, Manuel Poso, explicó que han decomisado bolsos para evitar la entrada de artefactos que pongan en peligro a los alumnos. “Tememos que los delitos ganen fuerza y concluyan con el uso de armas de fuego”, alertó.

Una docente del liceo Francisco Salias, quien no se identificó por temor a represalias, aseguró haber sido víctima de jóvenes vestidos de liceístas, que llenaron un vaso con arena y detergente en polvo y lo lanzaron a otros estudiantes para provocarles irritaciones en los ojos.

“Cuando eso me cayó en los ojos, los mismos alumnos del Salias tuvieron que formar un círculo alrededor de mí para que esos muchachos no me hicieran nada”, recordó.

Los muchachos

Muchos alumnos afirmaron sentirse atemorizados por la violencia en sus liceos y destacan que, a raíz de estos problemas, sus padres deben llevarlos a clases y buscarlos.

Optan por no salir de las aulas para evitar ser agredidos. “Cuando falta poco para finalizar la clase, llamo a mi mamá para que me venga a buscar. En el receso, prefiero quedarme dentro del liceo porque los problemas siempre son afuera”, relató una estudiante de tercer año.

Posibles soluciones

La profesora y orientadora, Roraima Balcázar, enfatizó que el problema vivido en los liceos de Sotillo se debe, en gran medida, a la descomposición social y del hogar en el que crecen los jóvenes.

La también socióloga reconoce que la actitud permisiva de los docentes, aunado a leyes protectoras, ha generado pérdida de respeto de hacia el profesor.

“Debería existir una compenetración entre padres y educadores, además de un equipo disciplinario de orientadores en cada escuela para que le brinden consejos a los jóvenes”, añadió.

La recién designada Autoridad Única de Educación en Anzoátegui, Carmen Elena Castillo, sostuvo que trabajan para cubrir el déficit de profesores que ronda las 17 vacantes por plantel.

La presidenta de la cámara de Sotillo, Amarilis Soto, hizo un llamado a las autoridades locales a impedir la venta de gasolina a menores de edad en recipientes de plástico, porque podrían usar el combustible para preparar bombas molotov.

Entre las medidas a tomar por parte del gobernador de Anzoátegui, Nelson Moreno, está la prohibición de bebidas alcohólicas al detal en licorerías cercanas a liceos y la desarticulación de bandas delictivas que ronden las instituciones, para impedir la cercanía con los estudiantes.

Presunto tráfico de drogas

El presidente de la comisión de Educación y Deporte en el municipio, Elio Silva, mostró su preocupación ante los hechos violentos en colegios y aseguró que los adolescentes podrían estar incurriendo en tráfico y consumo de sustancias estupefacientes.

Aseveró que se deben tomar medidas a la brevedad posible para evitar que los jóvenes se “descarrilen”.

El concejal opositor, Antonio Acosta, denunció que los muchachos, luego de salir de clases, son captados por personas de grupos delictivos que les entregan la droga para que ellos la vendan en sitios específicos, como el elevado de Puerto La Cruz.

El coordinador de la Organización Nacional Antidroga (ONA) en Sotillo, Carlos Álvarez, propuso reubicar a los vendedores informales que trabajan en los alrededores de las instituciones educativas, pues aclaró que aunque no son todos, advirtió que esas personas podrían incentivar al microtráfico de droga.

También sugirió orientar a los estudiantes en charlas y actividades educativas y recreativas con la finalidad de convertir su tiempo de ocio en productivo.

Orientadores recomiendan  a los padres:

• Revise el cuaderno de su hijo. Así sabrá si está o no entrando a clases.

• Dé el ejemplo de buenas acciones, actitudes y oficios en casa. Es lo mejor que se le puede dejar a un hijo.

• Incúlqueles el respeto por los demás.

• Los padres deben compaginarse con los profesores para que estos le refuercen al estudiante lo aprendido en casa.

• Enséñeles el valor de la responsabilidad.

• Abrace a su hijo. El contacto del padre detecta todo (olor de cigarrillo, sustancias ilícitas o alcohol).

charla 2

 

 

 

 

 

 

Patricia Aponte
[email protected]

Redacción El Norte
Publicidad!