Publicidad!

“Olvidada y desasistida”, así se encuentra la biblioteca pública Julián Temístocles Maza ubicada en la calle Eulalia Buroz de Barcelona.

Según los pocos usuarios que aún asisten, las condiciones de esta gran infraestructura son deprimentes.

“Ya los pocos libros que hay están en muy mal estado, los baños funcionan a medias y las salas lucen vacías. No es ni el rastro de lo que fue en los años 90”, aseveró Fabián García, quien frecuenta el lugar desde hace más de 20 años. Destacó que el acondicionamiento de las salas está por el suelo, esto debido a la poca inversión que reciben para el mantenimiento de la sede.

“Ya nadie se preocupa por recuperar estos espacios, acá se pueden modernizar las salas y eso atraería a los lectores. Muchos han dejado de venir por las precarias condiciones”, relató.

Por su parte, un trabajador del lugar quien prefirió no revelar su nombre, destacó que hay personas que vienen únicamente a robarse los libros. Señaló que durante el último trimestre se han registrado más de 20 hurtos.

“Eso se sabe bajo cuerda, pero nunca se formulan las denuncias. Es necesario que se realce nuevamente el funcionamiento del espacio público”, acotó.

Precisó que algunos estudiantes que acuden a la biblioteca también son robados en las salas.

“Se debe invertir en seguridad y dotación. Consultarle a los trabajadores qué medidas tomar para impulsar el trabajo de la institución. Además esta no es la única biblioteca estadal que está en estas condiciones. Me atrevo a decir que así están todas”, puntualizó.

Kenlibeth Fernández
kenlibeth.fernandez@elnorte.com.ve

Publicidad!