El presidente de EE.UU., Barack Obama, recibió en la Casa Blanca a cuatro de los estadounidenses galardonados este año con el premio Nobel, en un tradicional encuentro para el que el músico Bob Dylan no aceptó la invitación.

El ganador del premio Nobel de Literatura, que tampoco tiene previsto viajar a Estocolmo para recoger el galardón en la ceremonia oficial de la Academia sueca del próximo 10 de diciembre, no estuvo presente en la reunión que Obama ha mantenido desde 2010 con los laureados antes de que viajen a recoger el galardón.

El célebre cantautor no dio una razón para no asistir a la ceremonia, según indicó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su conferencia de prensa diaria.

Durante la reunión, Obama no hizo comentarios sobre la ausencia de Dylan, a quien conoció al entregarle en 2012 la Medalla de la Libertad, el mayor honor que puede recibir un civil en Estados Unidos.