Brasil ganó a Venezuela 2-0 en el Estadio Metropolitano de Mérida en un encuentro donde la pentacampeona del mundo dominó a placer y La Vinotinto jugó más con las ganas y el corazón que con orden dentro de la cancha. Los eternos errores defensivos de la oncena criolla, aparecieron para ayudar a la verdeamarela a llevarse los tres puntos en condición de visitante.

La Vinotinto se vio desordenada, dejando muchos espacios en la zona defensiva y con poca asociación en el ataque. Las individualidades de Peñaranda y Añor poco pudieron hacer ante planteamiento táctico de Tite en los andes venezolanos.

La apertura del marcador llegó apenas al octavo minuto del cotejo, Dani Hernández en una acción inexplicable dejó el balón servido para que el delantero Gabriel Jesús definiera con un bonito sombrero para poner el 0-1.