El Gobierno brasileño ratificó que evaluará la situación de cerca de un millar de venezolanos que han atravesado la frontera para instalarse en el estado de Roraima, en el norte del país, cuyas autoridades pidieron apoyo para atenderles.

El ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, recibió en Brasilia a la gobernadora de Roraima, Suely Campos, quien solicitó auxilio financiero del Gobierno federal para atender las necesidades de los inmigrantes que llegan desde el país vecino.

Según datos oficiales del Ministerio de Justicia, desde enero pasado han ingresado a Brasil por Roraima unos 1.800 venezolanos, que han solicitado asilo o refugio alegando diversas razones, que hasta incluyen unas supuestas persecuciones políticas.

La gobernadora Campos admitió que hay cifras que son imprecisas, pero aseguró que en realidad hay “muchos más” ciudadanos del vecino país instalados en Roraima y que precisan una atención especial, pues generan demandas que las autoridades no pueden atender.

El Ministerio de Justicia ratificó que tiene previsto enviar una comisión que visitará la región la semana próxima y evaluará la situación, para luego decidir qué tipo de asistencia será prestada tanto a los venezolanos como a las propias autoridades de Roraima.

Las situaciones más críticas, según dijo la gobernadora Campos, se presentan en Boa Vista, la capital regional, y Pacaraima, la localidad más cercana a la frontera con Venezuela.

Boa Vista es una ciudad de unos 320.000 habitantes, situada a 200 kilómetros de la frontera con Venezuela y tiene en el comercio su principal actividad económica.

Al otro lado de la frontera, a 230 kilómetros, se ubica Santa Elena de Uairén, una ciudad que mantiene desde hace décadas un intenso movimiento comercial con el norte de Brasil, que ahora, con la crisis venezolana, se ha incrementado pero en una sola dirección.

Según las autoridades de Roraima, en lo que va de este año unos 30.000 venezolanos, que llegaban hasta de Caracas, han cruzado la frontera y regresado luego a su país tras adquirir desde alimentos o productos de higiene y limpieza que escasean en Venezuela.

Aunque pudiera ser una bendición para esa empobrecida zona del norte de Brasil, la voracidad de los venezolanos a la hora de comprar ha generado por momentos una falta de productos en algunas ciudades de ese estado, poco acostumbradas a tal intensidad de ventas, explicó la gobernadora Campos.

Roraima está enclavado en la Amazonía, es uno de los estados más pobres de Brasil y también el menos poblado, con unos 520.000 habitantes de los cuales poco más de la mitad se concentra en Boa Vista.

Redacción web/EFE