El republicano Paul Ryan, dejó entrever que el liderazgo del partido considera un hecho consumado la victoria de Clinton


La campaña de Donald Trump sufrió este lunes un demoledor golpe cuando un importante líder del partido Republicano sugirió que la victoria de Hillary Clinton es inevitable en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

Trump y Clinton retomaron ayer sus campañas, pero la marcha del magnate pasó a tambalear de forma evidente por la falta de apoyo partidario.

En una teleconferencia con legisladores, el influyente presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, dejó entrever que el liderazgo del partido ya considera un hecho consumado la victoria de Clinton.

Ryan “dijo que dedicará toda su energía para evitar que Clinton reciba un cheque en blanco con un Congreso de mayoría demócrata”, comentó una fuente que participó de la teleconferencia.

Un sondeo del diario Wall Street Journal divulgado este lunes apuntó que Clinton amplió su ventaja sobre Trump a 11 puntos porcentuales (46% a 35%).

El diario destacó que el sondeo se había realizado antes del áspero debate protagonizado por ambos la noche del domingo. A cuatro semanas de los comicios, los candidatos viajaron a estados claves para la elección: Trump se dirigió a Pensilvania y Clinton a Michigan y Ohio.

Golpe para Trump

En su conversación con legisladores, el republicano Paul Ryan,  adelantó que no defenderá ni hará campaña por Trump, y llegó a sugerir a sus interlocutores que estaba dando su luz verde para que ellos también marquen distancia de la candidatura del polémico millonario.

AFP
[email protected]