La próxima víctima de “el monstruo de Santa Ana” iba a ser la señora Zaida Blanco de Millán, madre de Liyibeth Millán Blanco y abuela de la joven y los niños a quienes asesinó el pasado sábado 10 de junio en su residencia en el barrio Santa Ana, de Maracay, estado Aragua.

El propio Héctor Eduardo Sumoza Padrón (41) se lo confesó a los funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc Aragua. Fue capturado a finales de la tarde del viernes, en los pasillos del centro comercial Los Laureles de La Encrucijada de Turmero.

Autoridades policiales indicaron que el peligroso criminal reiteró sus pretensiones, develadas en la carta que dejó en la escena del crimen.

Este sujeto se paseaba tranquilamente por el lugar cuando los uniformados, en conjunto con funcionarios de la División de Inteligencia de la Guardia Nacional Bolivariana, lograron dar con su paradero.

Al comando llegaron muchas denuncias de personas que lo avistaron por el hotel Rey David de Cagua, donde se hospedaba a la espera de contactar a un amigo.

Redes sociales efectivas
Se pudo conocer que el sujeto fue reconocido gracias a la publicación de su fotografía a través de las redes sociales, lo que alertó a las personas.

Es importante destacar que “el monstruo de Santa Ana”, al momento de ser aprehendido llevaba puestos los zapatos del adolescente de 13 años que asesinó el 10 de junio.