El jardinero venezolano de los Rockies, Carlos González, se vio obligado a abandonar el juego del miércoles contra los Dodgers tras haber recibido un pelotazo en la mano derecha por parte de Clayton Kershaw.

Los rayos-X dieron negativo y el toletero zurdo sólo terminó con un moretón en el dedo meñique.

“Buenas noticias”, exclamó el timonel de los Rockies, Bud Black. “Los análisis dieron negativo y eso es bueno”.

González, quien bateaba de cuarto en el lineup a pesar de un arranque de campaña flojo (.174), abría la entrada cuando Kershaw le hizo un pitcheo adentro que alcanzó a golpearle la mano al venezolano mientras éste trataba de aguantar su swing.

“Cada vez que recibes un pelotazo en una mano es doloroso”, externó González. “Pero no sufrí una fractura. Por lo tanto, trataré de regresar lo antes posible”.