Rockies de Colorado tendrá la última palabra ante las intensiones de “CarGo” de uniformarse con las Águilas del Zulia en la temporada 2016-2017 de la pelota criolla


Promedio de bateo de .298, 25 jonrones y 100 carreras impulsadas dan un panorama de la gran temporada de Carlos González durante la temporada del 2016 con los Rockies de Colorado en Grandes Ligas, un año que al que además le sumó el lunes su segundo título en el Festival del Jonrón Pepsi y para llenarse de motivación rumbo al Clásico Mundial de Béisbol.

Archivo
Archivo

“He estado entrenando, solo descansé una semana después de la temporada. No he bateado pero he manteniendo mi ritmo físico porque sé que esa es la clave para lo que viene, que es una gran responsabilidad (el Clásico).

El “CarGo” de los rocosos registró sus mejores números en las últimas tres campañas, a pesar de que su equipo quedó muy lejos de clasificar a los playoff. El jugador es una de las piezas claves de la selección nacional que dirigirá Omar Vizquel.

“La expectativa es simple: ganar, especialmente después de lo que pasó en el Clásico pasado. Tenemos la mejor alineación en comparación a los otros equipos y tenemos una gran responsabilidad que es todo el público venezolano que respira béisbol, que exige y que sabe que nosotros tenemos que ganar”, apuntó tras coronarse bicampeón en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel.

“Estoy súper emocionado por la oportunidad que se avecina. En 2013  pude representar al país por primera vez profesionalmente y las cosas no resultaron de la mejor manera así que este año vamos a salir con doble motivación. Hay muchos jugadores con talento: un problema muy bueno de tener para Omar Vizquel y por supuesto todos trataremos de estar en las mejores condiciones posibles para representar dignamente a nuestro país”.

Con ganas de jugar

El lunes demostró que su mecánica de batea está intacta, sigue prolija, efectiva y particularmente deslumbrante para quienes saben de técnica. Durante la estadía en Maracaibo con su familia Carlos González visitó el estadio Luis Aparicio “El Grande” para practicar su bateo de cara a la competencia, además de hablar con la gerencia sobre la posibilidad de jugar en Venezuela.

Archivo
Archivo

“La puerta todavía sigue abierta, le dije a mi organización que tenía intensiones de jugar pero la última palabra la tienen ellos y es bastante difícil”, admitió el jardinero. 100 remolcadas (117 en 2010) fue segunda cifra más alta desde que llegó a las mayores (2008).

“Una de las cosas que me encanta hacer es jugar, mi trabajo es jugar, yo vivo el béisbol, todo es ver béisbol y siempre estoy tratando de hacer lo que me gusta, pero por los contratos los equipos siempre tratan de frenar esa posibilidad, ojalá en un futuro no muy lejano esté nuevamente aquí compartiendo con este público que en comparación al de los Estados Unidos es mil veces mejor”.

Sobrado en el Derby

González mandó 15 pelotas a las gradas en la primera ronda, donde se topó con René Reyes, con quien emparenta el juego como jardinero derecho, además del pasado del jugador de Caribes de Anzoátegui con los Rockies (2003-2004). Fue la máxima cantidad para una de las fases, mas en la final adelantada por la lluvia, le bastaron 10 bambinazos para superar a Luis Jiménez.

“Yo estaba de acuerdo con lo que ellos dijeran, los cuatro dijeron que un solo round y el que diera más ganaba. Si quieren jugarla así le damos así, de igual forma yo tenía el timón porque era el que había dado más jonrones”, bromeó.

El zuliano explicó que “fue más complicado el clima, por el terreno, la lluvia que obviamente no nos ayudó pero siempre es más difícil competir con Miguel Cabrera”.

“Le dedico esto a nuestra madre la “Chinita”, a Dios principalmente, y a todos los fanáticos que se tomaron su tiempo para estar aquí, que se mojaron igual que nosotros y todos los que estaban pendiente por televisión”.

Al ser consultado si a partir de su segundo título empezó la era Carlos González en el derby de cuadrangulares, el zurdo dijo con humildad, “yo creo que desde hoy empezó eso. Espero estar aquí el año que viene si Dios lo permite para defender el título y poder darle un buen espectáculo a todos los venezolanos que yo sé que se lo merecen”.

“Soy una persona que no me gusta conformarme, voy a seguir trabajando. Sé que las cosas me están saliendo bien pero creo que la clave de todos los jugadores es no rendirse, saber que siempre hay que demostrar mañana sin importar lo que haya pasado ayer”.

El héroe de los pequeños

“Vine a divertirme pero también con mucha responsabilidad porque era el que defiende la corona. Mucha gente se acercó a vernos hacer swing, había muchos niños y siempre trato de quedarme ahí. Cuando veo muchachos jóvenes que acuden a los estadios viéndonos como sus ídolos tratamos de hacer lo mejor para que ellos sean los peloteros del futuro”.

Carlos González siempre batea contra el mismo lanzador en los eventos de cuadrangulares, solo en el de Grandes Ligas este año no pudo batearle.

Archivo
Archivo

“Se llama Carlos, es el mismo que me lanzó el año pasado en el Universitario. Creo que él es una parte importante del logro porque pone la pelota bastante bien, incluso para el Derby de las Grandes Ligas me lo quise llevar pero no se pudo y no se dieron los resultados allá”.

“A la gente le emociona mucho el derby de jonrones, casa llena todo el tiempo, el poder contar con figuras como José Altuve, Salvador Pérez, Miguel Cabrera, Bob Abreu en su momento, es algo que al venezolano le encanta. A mí cuando estaba pequeño me gustaba verlo y poder formar parte de esto es un sueño hecho realidad”, cerró el campeón.

Carlos Guipe