Casi dos millones de personas rindieron tributo en Cuba al líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, fallecido el pasado viernes a los 90 años.

Los cubanos hicieron largas colas para despedir al comandante, cuyas cenizas reposan en la sala Granma del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), donde solo ha tenido acceso la alta dirección del país, encabezada por su hermano Raúl Castro, y su familia.

El memorial José Martí de la Plaza de la Revolución estuvo rodeado desde este lunes por largas colas de gente que quieren acudir a homenajear a Fidel Castro, en uno de los tres puntos allí ubicados, decorados con imágenes suyas, coronas de flores blancas y replicas de sus condecoraciones militares.

Los puntos de tributo de ese memorial cerraron al medio día de este martes, ya que la emblemática Plaza de la Revolución se preparó para acoger el acto de despedida que se celebró en honor a Fidel, al que acudieron mandatarios y personalidades de todo el mundo.

Redacción