La elevada inseguridad y las fallas de servicios evidenciadas en las necrópolis del municipio gasífero mantienen alejados a numerosos visitantes


Pese a las reiteradas quejas interpuestas por decenas de visitantes ante diversas autoridades locales, los cinco cementerios del municipio Anaco lucen completamente desolados y llenos de grandes cantidades de maleza, lo que impide rendir un adecuado tributo a los difuntos sepultados en dichos recintos.

Los afectados, quienes suelen llevar consigo escobas o machetes entre otros instrumentos de aseo, destacan que desde hace varios años las necrópolis de Lechozal, San Joaquín, Buena Vista, Calle Sucre y Falcón, se han convertido en vertederos donde abundan desperdicios de todo tipo, situación a la que se suman otros problemas de servicios públicos.

“El monte crece sin control alguno por todas partes, razón por la que algunos dolientes nos hemos organizado para cortar y recoger dicha vegetación, pues acá no hay cuadrillas de limpieza”, señaló Diego Pereira, un residente del sector Alta Vista cuyos familiares reposan en el camposanto de la Calle Falcón.

Sin agua
Mientras caminaba por una vereda repleta de piedras y basura, Pereira manifestó que la falta de agua también ocasiona continuas molestias, pues los deudos deben cargan con pesados botellones plásticos para efectuar el saneamiento de las tumbas.

“Adicionalmente este cementerio queda a oscuras cada noche ante la ausencia de un sistema de iluminación, lo cual es aprovechado por presuntos hampones para llevarse los pocos objetos de valor aún disponibles en los sepulcros”.

El almacenista José Sandrea resaltó a su vez que los sacramentales de Lechozal y la Sucre, son usados con relativa frecuencia como escenarios de ritos sacrílegos, en donde se sacrifican gallos o perros.

“A diario es común ver restos como sangre y vísceras enredados entre supuestos muñecos de vudú, por lo que urge disponer de mayor presencia policial en estos lugares sagrados”.

Limpieza

Los camposantos de San Joaquín y Buena Vista tampoco escapan a esta situación de abandono oficial, según destacaron varios residentes, quienes pidieron a las autoridades realizar una jornada de saneamiento.

 

Carlos Alberto Pirela
[email protected]