Pese a carecer de los respectivos permisos oficiales, desde este lunes numerosos choferes que cubren las rutas extraurbanas hacia Santa Ana y Cantaura elevaron el costo de los traslados a Bs. 500, lo que generó molestias entre cientos de usuarios.

La medida, aplicada de manera unilateral por los conductores de unas diez líneas, también incluye cobros de hasta Bs. 200 adicionales los sábados y luego de las 5:00 pm, de acuerdo con datos suministrados por varios usuarios.

“Para muchos viajeros este ajuste se convirtió en una sorpresa bastante desagradable, pues hasta donde se sabe, los profesionales del volante aún no cuentan con el aval del Gobierno a través de la Gaceta Nacional para exigir esa tarifa”, señaló con evidente molestia el administrador Juan Carlos Arenas.

A su vez, el chofer Julio Moreno, adscrito a la UC Santa Ana, comentó que “en nuestro caso el alcalde Alí Muñoz emitió una comunicación en la que nos permitía aplicar dicho incremento, pues debido al alto costo de la vida se nos hace difícil cubrir las necesidades familiares con un pasaje a Bs. 350”.

Carlos Alberto Pirela
[email protected]