Publicidad!

Los centros comerciales comienzan a quedar vacíos tras el cierre consecutivo de los locales comerciales, cuyos responsables, se han visto en la necesidad de culminar su contacto con la administración de los recintos de duración al cubrir los gastos operativos y la cancelación de sueldos al personal.

Esa es la realidad que atraviesa el sector comercial legalmente constituido, según los trabajadores de los locales que aún permanecen abiertos a público.

Aileen Zabala, empleada de un centro de estilismo, en el centro comercial Puente Real, comentó que desde mediados de 2016, varias tiendas han ido bajando las santamarías, y que los locales no han vuelto a ser ocupados por no poder pagar el costo de arrendamiento, del cual aunque no maneja detalles, ha sido ajustado tres veces.

“Por nivel son entre seis y siete tiendas que cerraron definitivamente”
Señaló que el condominio es un servicio aparte. Para el pago de seguridad, aseo y mantenimiento de las instalaciones.

En Plaza Mayor, en Lechería, el panorama no es distinto.

La cajera de una tienda de ropas, dijo que el negocio está por mudarse a un pequeño local en el centro de Barcelona por no poder costear gastos. Dos de las empleadas fueron despedidas tras los ajustes salariales que no pueden costearse, pues las ventas no dan para cubrirlos.

Mencionó que los ajustes de alquiler, condominio, salarios y bono de alimentación, son trasladados al costo final de la mercancía que se vende, por lo cual los precios son cambiados quincenalmente.

“Hay que sacar el dinero de alguna parte, y debe ser de las ventas, por eso los pantalones ya cuestan Bs. 90 mil y 140 mil”, criticó.

 

Yosemarys González
[email protected]

Publicidad!