Pese a no contar con las respectivas autorizaciones oficiales, a partir del próximo 15 de diciembre los expendedores de agua por cisternas de Anaco elevarán el precio de cada recipiente a Bs. 500, ante los ajustes en costos de repuestos automotrices, medicinas y alimentos.

La medida, cuya vigencia deberá ser ratificada en asamblea de agremiados, no establece cobros adicionales por la distancia recorrida desde los llenaderos hasta el punto de entrega, lo que a juicio de Rodolfo Fernández, presidente de la Asociación de Cisterneros de la localidad, “evitará mayores molestias a nuestros clientes”.

“Tampoco se cobrará una tarifa extra por suministrar el líquido los fines de semana o días feriados, pues como pueblo entendemos la grave situación económica”, agregó Fernández, quien destacó -además- que “no someteremos a consulta con las autoridades locales este aumento”.

El directivo señaló que no desean perder tiempo en diálogos que al final se convierten en letra muerta y condicionan el servicio, puesto que aún esperan ser beneficiados por el convenio firmado en abril de este año con el alcalde Marcos Ramos, el cual les garantizaría la entrega quincenal de bolsas de comida.

El edil Jorge Barrios destacó que “cualquier alza en el costo del tambor debe ser aprobada previamente en mesas de trabajo mixtas con la Alcaldía y el Poder Popular, de lo contrario, se elevará un acuerdo de Cámara solicitando la puesta en marcha de sanciones”.

Según datos suministrados por varios vecinos del municipio Anaco, desde enero hasta la fecha los cisterneros han aumentado el costo del tambor en cinco ocasiones.

Carlos Pirela
[email protected]