“Fue una victoria anímica. Le dije a los muchachos que tenían que aprender a sufrir y lo hicieron. Ahora son verdaderos futbolistas, fruto del esfuerzo”. Con esas palabras, el entrenador Luis Burgues estimó el boleto que concretó Ciudad Vinotinto pese a caer 2-1 en su visita sabatina a la filial del Caracas FC, en el partido de vuelta de las semifinales de la categoría sub18 de la Serie de Oro de Fútbol Menor, organizado por la Federación (FVF).

Los morreños hicieron valer su triunfo 3-1 como anfitriones, para avanzar con un 4-3 en el marcador global a la Gran Final de la división prejuvenil, aún por definirse.

El estratega de los anzoatiguenses resaltó que sus entrenados “nunca dejaron de ir a cada balón con la misma intensidad” y argumentó que “tienen la salud para practicar día a día y desde ya nos prepararemos para la final”, en la que aguardarán por el vencedor de la serie entre Deportivo Lara y Deportivo Táchira, que empezará en San Cristóbal.

Jorge Cedeño, quien anotó a los 88 minutos en Caracas el tanto de la clasificación, aseguró que “se nos dio lo que estábamos buscando desde el primer minuto. Sabíamos que este sería un encuentro importante y vinimos dispuestos a luchar hasta el final” y añadió que “cuando hice el gol sentí mucha alegría por mí y por todo el grupo, porque llegamos a la final”.

Eduardo Ceccato García
[email protected]