Vendedores del municipio Anaco alegan que sólo podrán disponer de 600 plazas este año, en vez de las 2 mil 500  habilitadas en temporadas anteriores


Los elevados pasivos laborales otorgados por el Gobierno Nacional a la clase trabajadora del país mantienen en jaque a numerosos comerciantes del municipio Anaco, quienes redujeron en un 75% la oferta de empleos interinos prevista para esta temporada navideña.

De acuerdo con datos suministrados por varios expendedores afiliados a la Cámara de Industria y Comercio de la localidad gasífera, durante dicho período solo se dispondrán de 600 plazas en vez de las 2 mil 500 habilitadas en anteriores oportunidades, lo que permitirá mantener estables sus costos operativos mensuales.

“Lamentablemente, los continuos aumentos de sueldo y de tickets de alimentación aprobados desde el Ejecutivo Nacional han ocasionado que la tasa de trabajos eventuales haya disminuido de forma considerable, pues los ingresos percibidos a diario por el sector comercial anaquense no permiten expandir la nómina tal como es costumbre en estas fechas”, señaló Carlos Martínez, dueño de una tienda de ropa.

Mientras revisaba sus libros de contabilidad, Martínez comentó que “incluir a cinco temporales en el staff de empleados representa un gasto promedio de 455 mil bolívares entre salarios y bono alimentario, por lo que en mi caso evitaré este tipo de contrataciones”.

José Ferrer, propietario de una zapatería ubicada en la Avenida Miranda, resaltó que “a esta grave contracción se suman otras dificultades, como la escasez de inventarios y las bajas ventas registradas cada semana”.

“Buena parte de la mercancía ofrecida en nuestros negocios es importada o elaborada con materiales traídos de otros países a dólar libre, por lo que resulta demasiado costoso adquirir nuevos productos”.

Ferrer agregó que “todo ello ocasiona diversos problemas, incluyendo la poca disponibilidad de marcas y modelos evidenciada actualmente en los comercios locales”.

Nuevos aumentos

El comerciante Carlos Martínez resaltó que para diciembre “esperamos un nuevo incremento del dólar libre, cuyo costo podría superar los  tres mil bolívares antes de culminar el presente año, generando con ello nuevos ajustes en el precio de alimentos, ropa, calzados y otros artículos de primera necesidad”. Indicó que “de persistir esta negativa tendencia, muchas tiendas cerraremos el 2016 con números rojos”.

Carlos Alberto Pirela

[email protected]