La incidencia de consumo de sustancias ilícitas y estupefacientes ha incrementado durante los últimos meses en las adyacencias de instituciones educativas del sur del estado, donde además se ha detectado ventas ilegales de estas sustancias a menores de edad.

La información fue suministrada por Carlos Roa, director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) en el municipio Guanipa, quien explicó que en los alrededores de los colegios y liceos han aumentado las ventas clandestinas de chucherías, “que realmente se utilizan para disfrazar ventas de drogas ilícitas como es el alcohol y los cigarrillos”.

“Hemos observado la venta notoria de estas sustancias ilícitas a los estudiantes. Estamos hablando de un 55% de incidencia de jóvenes, adolescentes y hasta niños con problemas de consumo”, explicó el regente de la oficina antidrogas.

Aunque las cifras exactas no fueron difundidas por Roa ante la prohibición por parte de la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, explicó que “hay una alta incidencia de estudiantes que salen de las casas de estudios a las adyacencias de las instituciones para consumir drogas”.

Operativos
Ante esta preocupante tasa, funcionarios de la ONA iniciarán operativos especiales para la supervisión de los establecimientos, previamente identificados por trabajos de inteligencia, donde se expenden estas sustancias a los menores de edad.

Además, dentro de las instituciones se han instalado los observatorios estudiantiles antidrogas, conformados por estudiantes y profesores que se centralizan en la prevención y el tratamiento de quienes consuman estas sustancias.

Mary Ann Brito
[email protected]