Llevar cualquier tipo de pan a fin de complementar la dieta de sus respectivas familias se ha convertido en una tarea cuesta arriba para numerosos habitantes de Anaco y Freites, debido a las continuas fallas evidenciadas desde hace varios meses en la distribución y venta de este comestible.

Los afectados, en su mayoría amas de casa con recursos económicos bastante restringidos, destacan que variedades de amplia demanda como el canilla o el campesino aumentan de precio cada 15 días, situación a la que se suma la escasa calidad de las hogazas y frecuentes limitaciones en el acceso a las mismas.

En el caso del municipio freiteano, quienes residen en las poblaciones de Cantaura, Santa Rosa o Mundo Nuevo suelen pagar 600 bolívares por una barra mediana de pan canilla con un peso menor a los 100 gramos, mientras que productos como el sobado no bajan de 1.800 bolívares cada pieza.

“La falta de harina de trigo y otros insumos en las panaderías locales sigue generando molestias entre decenas de consumidores, quines deben hacer largas colas para adquirir un artículo cuyo peso y consistencia no cubre sus necesidades alimenticias”, señaló José Franco, directivo del Comité de Usuarios en la localidad chamariapera.

El portavoz del organismo no gubernamental manifestó que adicionalmente, la producción de panes salados se agota mucho antes del mediodía en estos comercios a causa del “evidente” desabastecimiento de materia prima.

“Todo ello perjudica a las personas que salen del municipio por razones de trabajo y regresan en horas de la tarde, siendo necesario aumentar la elaboración de dichas hogazas en vez de elaborar dulces que casi nadie compra por su elevado precio”.

Limitación

En la jurisdicción gasífera compradores como Raquel Martínez, Alejandro Medina o Pablo Carrasquel mencionaron que el expendio de este alimento, sobre todo canillas o campesinos, se limita a un máximo de tres unidades por persona desde principios de enero.

“En buena parte de las panificadoras anaquenses debemos hacer fila a partir de las 4:00 pm, pues las cantidades disponibles no alcanzan para todos”, resaltó Medina.

Atrasos

El vocero del Comité de Usuarios del municipio Freites, José Franco, aprovechó la ocasión para denunciar atrasos y sobreprecio en la distribución de alimentos esenciales por parte de los Clap.

“Esas bolsas llegan cada 30 días y solo traen 3 kilos de harina de maíz, un kilo de café, un paquete de papel higiénico y un arroz por 10.500 bolívares, lo cual me parece un monto demasiado elevado”, detalló.

Dijo que interpondrán por escrito esas quejas ante la dirección regional de la Sundde.

Carlos Pirela
[email protected]