Los funerales del comandante, un personaje único que forjó la identidad de la isla y se erigió en uno de los símbolos del siglo XX, se extenderán hasta el próximo domingo


Una Cuba en duelo se preparaba este domingo para una semana de ceremonias y una procesión por toda la isla para despedir a Fidel Castro, padre de la revolución que puso a la isla en el radar mundial.

Los funerales del comandante, un personaje único que forjó la identidad de la isla y se erigió en uno de los símbolos del siglo XX, se extenderán hasta el domingo próximo, cuando sus cenizas serán inhumadas en Santiago de Cuba, cuna del alzamiento que lo llevó al poder en 1959.

El traslado de los restos de La Habana a Santiago, distante a unos 900 km, llevará cuatro días y apunta a convertirse en una movilización de millones de cubanos.

“La muerte de Fidel es una gran pérdida y lo más importante es que murió cuando quiso, no cuando quisieron todos los contrarrevolucionarios”, afirmó Manuel Obregón, un taxista de 43 años.

La jornada de este domingo transcurrió tranquila en toda la isla, sin ninguna manifestación oficial prevista.

La primera ceremonia fúnebre será hoy en la emblemática Plaza de la Revolución en La Habana, cuyo acceso comenzó a ser controlado el sábado por la policía.

Obregón espera que una multitud desfile en memoria de Fidel Castro. Lo de “mañana (hoy) no va a ser grande, ¡ a ser grandísimo! Eso va a quedar para la historia”, comentó.

Los medios nacionales, todos controlados por el gobierno, pasaron el día mostrando reportajes, documentales y debates en honor al “compañero Fidel”.

Cremación en secreto

Los restos de Fidel Castro fueron cremados este sábado en secreto, tal cual lo anunció el viernes su hermano Raúl Castro, quien fue el encargado de dar a conocer la noticia del fallecimiento de quien fuera considerado el icono de la revolución comunista.

AFP
[email protected]