Publicidad!

El sacerdote de la iglesia católica María Auxiliadora, Eduardo Cedeño, afirmó que a pesar de que muchos católicos celebran este día, en la liturgia no nombran a la reina Bárbara porque esta fue sacada del calendario católico


Cortesía
Cortesía

Fe y devoción es lo que expresan todos los 4 de diciembre cientas de personas en el país por la celebración de la Diosa de los Artilleros: Santa Bárbara.

Conocida en el mundo del esoterismo y la santería como Shangó, o guerrero al que se le atribuye la fuerza, es venerada por fieles y participantes este día, donde hasta los católicos le rinden tributo por haber sido esta uno de los santos auxiliares de la iglesia católica.

Vino, manzanas, rosas rojas, uvas y un manto color carmín, suelen ser las ofrendas que los devotos le presentan en este día.

Los bailes al mejor sonido del tambor y una suculenta comida, no puede faltar en esta celebración.

Bárbara es considerada en muchos lugares de América Latina y Europa la virgen de los Artilleros, de los mineros, carpinteros, ingenieros, bomberos, militares, constructores y arquitectos. Su vestido rojo y su espada la convierten en la reina de muchas profesiones.

Sangre familiar

Su historia se remonta al año 1700, fecha en la cual se presume su padre le quitó la vida tras decapitarla.

Cuentan los escritos de la época, que Dioscorus, padre de Bárbara protegía a su hija de una manera enfermiza y hasta mandó a construir para ella una torre donde la joven vivía.

Un día, tras esta confesarle su amor por Jesús y su fe arraigada en Dios, su progenitor enfureció a tal punto que Bárbara fue expuesta a las peores torturas físicas y emocionales. En una montaña alta fue decapitada por su propio padre.

Sin embargo, tras este bajar de la cima de la montaña, fue alcanzado por un rayo que lo volvió cenizas. Desde ese momento, las personas enfermas que iban al lugar donde estaba enterrada Bárbara comenzaron a sanar.

Hijos de Shangó
Cortesía
Cortesía

Actualmente Venezuela es uno de los países de América Latina, en donde el culto a Santa Bárbara es una de las fiestas más conmemorativas del año. Muchas personas expresan su amor por la guerrera con sacrificios de animales, bajadas de espíritus y grandes donaciones.

La entidad anzoatiguense no escapa de esta festividad. Calles cerradas, procesiones y gran devoción muestran los fieles.

Tal es el caso de Simón Domínguez, un joven barcelonés quien desde hace un año “se hizo el santo” y alega ser “hijo” de la reina de los artilleros.

“Este 4 de diciembre celebramos con algarabía la fiesta de nuestra reina Shangó. Allí le colocaremos sus respectivas ofrendas como vino, manzana y flores; fumaremos tabaco y compartiremos con su espíritu”, relató al afirmar que “lo bajarían”.

El joven dijo que para “bajar” a Santa Bárbara se necesita a una joven pura y virgen.

“Si no se tiene en la escena a esa joven es muy difícil bajarla, ya que esa es la representación fiel de nuestra reina. Cuando fue decapitada era virgen”, resaltó Domínguez.

“Esto en mi vida es de descendencia. Mis padres son santeros, mis hermanos también. Yo tengo la dicha de ser hijo de Shangó y ese día le pongo velas y pedirle algunos favores como protección para los míos y para mí”, destacó.

No lo celebran

Santa Bárbara tiene una gran representación en los católicos, y muchos de los creyentes a otras deidades o santos le piden favores a la virgen en su día. Sin embargo, la iglesia católica difiere en este tema.

El sacerdote de la iglesia María Auxiliadora, Eduardo Cedeño, afirmó que durante siglos la Iglesia asumió tradiciones de algunos pueblos. Sin embargo, tras amplias investigaciones se comprobó que las evidencias históricas no eran confiables.

“Fue en el Concilio Vaticano de 1963, presidido por el Papa Juan XXIII, el cual propuso que todos aquellos santos cuyas historias no pudiesen comprobarse o no existieran, serían sacados del calendario católico. Fue así como Santa Bárbara salió del calendario”, destacó Cedeño.

Sin embargo, resaltó que la devoción se mantendría con la condición de que en los lugares donde se celebre sea con santa devoción.

Cortesía
Cortesía

“Por ejemplo en un pueblo del estado Monagas llamado Santa Bárbara la fe es muy creciente y el párroco de allá va y participa en las celebraciones, porque es una fe que lleva muchísimos años. Pero aquí nosotros como representantes de la Iglesia no realizamos ningún tipo de actividad porque la fe en este estado por Santa Bárbara no es realmente arraigada”, indicó el sacerdote.

“Ese día nosotros nombramos a San Juan Damaceno en la liturgia, pero a Santa Bárbara no porque ya ella no pertenece al calendario católico”, finalizó el sacerdote.

A pesar de ello, cientos de personas mantienen cada 4 de diciembre su fe y devoción por la virgen de los artilleros y permanecen año tras año rindiéndole culto a la reina de la espada: a Santa Bárbara.

Ofrendas para su altar

Muchos han sido los artistas que han expresado su devoción por Shangó o Santa Bárbara a lo largo de los años. La guarachera de Cuba Celia Cruz en diversas canciones como “Para tu altar” o “Shangó ta vení” nombra a la patrona de los artilleros.

Patricia Aponte/ECS
[email protected]

Publicidad!