Ortega gobernará hasta 2022 con el respaldo de 71 de los 92 diputados en el parlamento, comandado por el otrora líder de los sindicatos sandinistas, Gustavo Porras


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asumió este martes por cuarta vez la presidencia de su país, en esta ocasión con su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta, con hegemonía parlamentaria y sin obstáculos para impulsar su agenda.

La capital nicaragüense permaneció bajo fuertes medidas de seguridad, con unidades de élite de la policía apoyada por perros adiestrados y el cierre de vías en un área de unos tres kilómetros alrededor del lugar donde se realizará la ceremonia, con la presencia de delegados internacionales, incluido el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Ortega gobernará hasta 2022 con el respaldo de 71 de los 92 diputados en el parlamento, comandado por el otrora líder de los sindicatos sandinistas, Gustavo Porras.

“Hoy damos continuidad a todo lo bueno que hemos venido haciendo, para corregir lo que no haya salido bien y luego para avanzar en diálogo, alianza y consenso de manera permanente con empresarios, trabajadores, gobiernos locales para luchar contra la pobreza”, dijo Murillo.

La ceremonia de investidura que se celebraró en la céntrica Plaza de la Revolución, contó con la presencia de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, de Bolivia, Evo Morales, de Venezuela, Nicolás Maduro, y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, el único gobernante centroamericano que asistió a este acto.

En la ceremonia de investidura también tuvo presencia una delegación de Corea del Norte encabezada por el vicepresidente de la Comisión de Asuntos de Estado, Choe Ryong Hae.

AFP
redaccion@elnorte.com.ve