En el hogar o en la oficina  se puede contribuir con el medio ambientecon acciones tan simples como imprimir por ambas caras de una hoja


Una jornada regular de trabajo de Josefina González, una oficinista barcelonesa de 52 años de edad, la obliga a estar entre facturas, libros de compra y resmas de papel para imprimir catálogos y pedidos.

La encargada de la tienda Persianas El Ávila, ubicada en el centro comercial Aventura Plaza de Lechería, asegura que el desperdicio de papel es una práctica que no comulga con sus creencias, por lo que desde siempre ha optado por reutilizar todo lo que pueda. Consciente del impacto ambiental que supone la fabricación de este recurso, González dice trabajar centrada en la filosofía de “papel usado, papel reciclado”, por lo que siempre organiza lo que ya usó para darle una segunda oportunidad.

“Lo que hago es que siempre imprimo las hojas por un lado, las apilo en un lugar especial y al momento de necesitar más papel, ya tengo material para trabajar. Además de ahorrar papel, también se ahorra dinero”, explica González.

Y es que la contaminación que genera la fabricación de papel se compara incluso con el impacto negativo que deja la operatividad de la industria petrolera en todo el mundo, debido a la tala de árboles, daño del agua y alto consumo de energía. De hecho, según un estudio que desarrolló el año pasado la Universidad de Yale, en Estados Unidos, no menos de 15 mil millones de plantas son “asesinadas” en todo el mundo para producir papel, lo cual compromete no solo la vida humana sino la de otras especies.

Maquetación 1
Rubén García

En la región

En Anzoátegui se ha intentado capitalizar la cultura de reciclaje de papel desde las aulas de clases de la entidad, en las que más de 407 mil niños, niñas y adolescentes realizan trabajos en pro de esta actividad.

Pero el tema del reciclaje no se limita a los pupitres y los pizarrones, ya que cada vez son más las empresas u organizaciones que abordan el barco del tema, con el propósito de anclar costumbres responsables en sus empleados.

La encargada de Reciclaje Oriente Aricer, Dayhana Díaz, asegura que 15 corporaciones de la zona norte colaboran con la entrega de sus desechos mensuales, entre los que destacan el papel, el cartón y el plástico.

Díaz explica que luego de recoger todo el material, este es transformado de tal forma que de allí resultan otros insumos como el papel higiénico, el cartón que se emplea para empacar los huevos o las tuberías que son necesarias para el riego de plantaciones.

Estima que todos los meses reciben hasta 15 toneladas de desperdicios, los cuales sin un manejo adecuado pueden terminar en la calle o en basureros no controlados, lo cual empeoraría la situación actual de contaminación.

Lo que tú puedes hacer

– Organiza un taller para hacer papel reciclado.
– Usa pañuelos de tela.
– Compra folios, cuadernos, productos reciclados si queremos que el reciclaje prospere (aumente sus porcentajes).

Paúl Rivas González
[email protected]