Hombre murió en terreno porque una ambulancia no pudo ingresar a lugar cercado


Intentó huir de los disparos pero una bala le atravesó la espalda. Ayer, asesinaron al segundo vigilante de la Concretera 281 del sector Mesones en Barcelona.
A Ricardo Manuel Díaz Toledo, quien estaba a pocas semanas de cumplir 23 años, varios hombres que se trasladaban en una camioneta tipo pick up lo sorprendieron a tiros.

Su esposa, María Gutiérrez, relató que los sujetos tocaron el portón del lugar con intenciones de ingresar en la madrugada.

Díaz, quien solo tenía tres semanas trabajando de vigilante, fue a verificar de quién se trataba, pero terminó saludando a la muerte.

“Esto es un terreno vacío, realmente no sé qué hubieran podido robar. Venganza no fue porque él no tenía problemas con nadie. Primera vez que trabajaba como vigilante”, relató la mujer.

Aparentemente, el hombre estuvo con vida hasta las 7:00 de la mañana. Pero como el lugar estaba cercado con candado, la ambulancia no pudo ingresar para socorrerlo.

Padre de familia

Ricardo Díaz usualmente trabajaba como obrero para sustentar a su familia residenciada en la calle tres del Parcelamiento Puente Ayala. El joven deja a su esposa María Gutiérrez y otros tres hijos. Su familia exigió justicia. Rechazaron que su familiar muriera de esa manera. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas investiga el homicidio.

 

Katherine Carrizales
[email protected]