A las 5:15 de la mañana del pasado sábado, una comisión de Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Cumaná, trasladó hasta la morgue del hospital Antonio Patricio de Alcalá el cadáver de José Enrique Medina Ramos, de 24 años, apodado “el tata”.

El cuerpo del joven presuntamente había sido dejado abandonado en la calle Los Ángeles de Boca de Lobo, parroquia Valentín Valiente del estado Sucre.

Fuentes policiales indicaron que según las primeras hipótesis, el móvil del crimen que se maneja es el ajuste de cuentas.

Patólogos de guardia le observaron a “el tata” tres heridas por arma de fuego en la pierna izquierda y otra en la región craneal. Se conoció de manera extraoficial que el muchacho, presuntamente, fue interceptado en el barrio Bebedero en Cumaná, donde lo tirotearon y luego -a bordo de un vehículo- lo trasladaron a otro sector.

Vecinos del lugar al salir de sus residencias se percataron de la presencia del cuerpo, por lo que dieron parte a los cuerpos policiales.

Al cierre de la edición familiares de la víctima no habían ido a la morgue del hospital Antonio Patricio de Alcalá (Huapa) a retirar el cuerpo del joven de 20 años de edad.

Francisco Guerra
[email protected]