Publicidad!

Un nuevo ajuste en el salario mínimo de los trabajadores venezolanos se convirtió en noticia una vez más.

Para algunos satisfactoria y “de protección económica para el pueblo”, como es el caso del legislador regional Julio Millán; para otros, un peso más para sobrellevar los niveles de pobreza a los que han sido sometidos los trabajadores.

Fue el pasado domingo cuando el presidente Nicolás Maduro, en cadena nacional, anunció el tercer incremento salarial en lo que va de año para los trabajadores (febrero y mayo), con un sobrecargo de 50%.

El sueldo mínimo pasó de Bs. 65.021 a Bs. 97.531, mientras que el bono de alimentación subió de Bs. 135 mil a Bs. 153 mil, ubicando el salario integral en 250 mil 531 bolívares al mes a partir del 1º de julio, es decir, el próximo 15, los trabajadores deberán cobrar Bs. 48 mil 765.

Insuficiente
Lo que, según Maduro, busca “hacer justicia frente a la guerra económica”, apenas representa un ingreso diario adicional de Bs. mil 84, mientras que el precio de la canasta alimentaria de mayo, la última publicada, alcanzó Bs. 990 mil 918,92.

Es decir, para un día de alimentación se requiere devengar al menos Bs. 33 mil diarios para poder adquirir el 100% de los rubros básicos.

Las reacciones fueron muchas en la población. Entre los habitantes de El Tigre causó nerviosismo, por lo que los comercios asiáticos y supermercados estaban abarrotados de personas que hacían compras de productos de la cesta básica.

Lo inusual es que la mayoría de los clientes llevaban varias pacas de harina de trigo, arroz, azúcar, café, aceite, papel higiénico y hasta crema dental.

En los pasillos de los supermercados lo que predominaba era que todo se iba a poner más caro.

Algunos vendedores informales aseguraron que se trataba de revendedores que estaban adquiriendo la mercancía para luego venderla según el nuevo aumento.

A menos de un mes de la elección tras la convocatoria para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), sectores adversos al Gobierno aseguran que se trata de una medida política desesperada.

El ajuste es para proteger al pueblo trabajador

Para el presidente del Consejo Legislativo del Estado Anzoátegui (Cleanz), legislador Julio Millán, las medidas tomadas por el Gobierno nacional son para hscer justicia solcial y proteger a la clase trabajadora, refiriéndose al incremento del salario mínimo integral a Bs. 250.531 anunciado por el presidente Nicolás Maduro el pasado domingo.

“La revolución sigue protegiendo incondicionalmente al pueblo, porque tenemos un Presidente obrerista consciente de la guerra económica, es el tercer incremento salarial que decreta este año. Maduro se mantiene firme defendiendo el legado de Chávez y no se doblega ante los planes golpistas de la oligarquía inescrupulosa”, afirmó el parlamentario anzoatiguense.

Manifestó que estas y otras medidas que ha tomado el representante del Poder Ejecutivo, siempre han sido por amor a la clase trabajadora; sin embargo, apuntó que para consolidar la victoria a grupos golpistas y derrotar la guerra económica es necesario acudir a votar el próximo 30 de julio en la ANC.

Decretos son medidas de hambre para el sector obrero

El nuevo ajuste del salario se traduce en mayor inflación y más hambre para el sector obrero, según el presidente de la Federación de Trabajadores del estado Anzoátegui (Fretranzoátegui), Tito Barrero, quien señaló que más allá de proteger a la clase trabajadora, busca un fin político.

Apuntó también que así como el Gobierno se considera obrerista, debe tomar en cuenta que al hablar de salario integral se debe tomar ese sueldo como base para el calculo de bonos vacacionales y de fin de año.

Destacó que con el nuevo ajuste, apenas se puede adquirir el 25% de la canasta alimentaria.

Indicó que es el gobierno el que debe tomar medidas certeras en lo económico para resolver la crisis. Dijo que es evidente que se trata de una campaña, luego de anunciar que tras la victoria de la ANC buscará controlar la inflación, una promesa que según Barrero, ha lanzado desde que llegó al poder, pero que no ha cumplido.

El Gobierno solo ha planteado medidas políticas en la economía

El presidente de la Cámara de Comercio de la ciudad de Barcelona, Wael Raad, explicó que no bastan los ajustes salariales para rescatar la economía nacional -medidas que criticó- sino que es necesario apuntar a un encuentro nacional dentro del sector económico en lo público y lo privado para buscar salidas que en lugar de asfixiar a los venezolanos, los lleven a mejorar su calidad de vida.

Raad indicó que más allá de ajustar sueldos, se debe instalar un control de precios y generar seguridad financiera.

Indicó que los salarios no alcanzan y que con cada nuevo ajuste terminan por alcanzar menos, emprobreciendo a todo un grupo familiar que forma parte de esa carga salarial.

Apuntó que el Gobierno debe darse cuenta que la medida que ha repetido en años anteriores no ha dado resultados satisfactorios y buscar nuevas alternativas para reflotar la economía del país.

Reiteró que los anuncios se dan en medio de un ambiente político frente a la ANC.

Todos los ajustes de Maduro han sido por presión electoral

Solo lamentos y más pobreza es el resultado inmediato que puede originar cada aumento salarial decretado por el Ejecutivo nacional, de acuerdo al trabajador independiente residenciado en Barcelona, Luis Marcano.

El ciudadano consideró que mientras el sueldo sube un escalón, la inflación gana la carrera en ascensor.

Consideró que todas las medidas en lo económico que ha anunciado el presidente Nicolás Maduro, persiguen un fin político, forman parte de una campaña permanente que el Gobierno ha creado a fin de mantener a sus simpatizantes ocupados en la idea que hay un peligro latente.

Marcano señaló que lo que debe hacer el Gobierno es tomar medidas sensatas y certeras para controlar los precios, pero sin afectar a los productores, además de otorgar libertades a los emprendedores y empresarios para que se generen nuevos productos en mayor cantidad para combatir de forma correcta la escasez de servicios y bienes.

 

Foto de Y. Gonzalez
Yosemarys González

[email protected]
Deltana de nacimiento, en Tucupita, al extremo sur de Venezuela, donde nace el Orinoco. Formada en la Universidad Santa María, núcleo Oriente. Defensora de la verdad, irreverente, rebelde con causa y siempre dispuesta a aportar para construir un mejor país. Trabajó en radio y tiene tres años informando a los anzoatiguenses.

Publicidad!