Un grupo de trabajadores de la Mitsubishi se reunieron frente a la Inspectoría del Trabajo para denunciar que la empresa introdujo 53 calificaciones de despido de las 153 que supuestamente quieren cesar labores.

Pablo Rodríguez, uno de los voceros, expresó que el patrono alegó que el 23 de junio los empleados habían paralizado sus actividades; sin embargo, los trabajadores aseguraron que ellos no abandonaron la planta y que se encontraban en una asamblea con los representantes del sindicato.

Expresó que de no recibir respuesta por parte de la Inspectoría, los trabajadores acudirán a Caracas a exigir soluciones. Destacó que dicha empresa no está produciendo desde hace un año.

Añadió que como medida de presión los empleados realizarán una caravana la semana que viene para pedir que no los despidan.

Kenlibeth Fernández
[email protected]