Quienes habitan en el municipio Santa Ana suelen hacer todo tipo de malabares y recorridos a la hora de obtener cualquier suma de efectivo, debido a la notoria ausencia de cajeros automáticos en esa población de la zona centro.

Los afectados destacan que la única institución bancaria de la localidad carece de estos aparatos dispensadores, por lo que muchos suelen recurrir a diversos comercios asiáticos cuando necesitan retirar dinero para cubrir ciertas necesidades.

“Lamentablemente, estos locales cobran una tasa del diez por ciento ante cada transacción, ocasionado con ello una cuantiosa pérdida para muchas familias con recursos limitados”, destacó el trabajador José Sánchez.

El informante aseveró que “algunos ciudadanos optan por sacar los billetes en las ciudades de Anaco o Cantaura, pero esta opción tampoco resulta muy cómoda, pues deben pagar para trasladarse a dichos sitios, siendo esencial que se dispongan al menos de tres cajeros en el casco central de nuestra población cuanto antes”.

Carlos Pirela
[email protected]