Publicidad!

Quito afronta una emergencia hídrica después de que el pasado martes un derrumbe en la escombrera de El Troje, en el sur de la ciudad, obstruyera el canal del río Pita, una de las principales fuentes de abastecimiento del acueducto.

Más de 600.000 vecinos de la capital de Ecuador, con más de 2,6 millones de habitantes, se quedaron sin agua potable y un hombre falleció a causa del deslizamiento.

Las autoridades atendieron a la población con 68 camiones cisterna, priorizando hospitales y centros de salud.

El presidente del Gobierno, Lenín Moreno, decretó la suspensión de la jornada de trabajo en los organismos públicos en la tarde de este jueves y mañana, viernes. El 8 de diciembre es laborable en Quito porque el Ejecutivo decidió adelantar la habitual conmemoración de la fundación de la ciudad al miércoles.

Las empresas privadas también podrán acogerse a esta medida si lo estiman oportuno. “He dispuesto que se cese el trabajo de las instituciones públicas de manera obligatoria y las privadas que así lo deseen, en la tarde de hoy y el día de mañana hasta que se restablezca el servicio de agua potable en la ciudad de Quito”, manifestó el mandatario a través de Twitter.

Con información de El País España

Logo de Redaccion
Redacción El Norte
Publicidad!