Publicidad!

La presidenta de Hidrocaribe, Beatriz Marcano, no solo rechaza la percepción de que sea el agua el agente que esté causando enfermedades, también rechaza la especulación y asegura que cada día les cuesta más abordar el mantenimiento correctivo en sus plantas por falta de recursos

 


Los anzoatiguenses sienten purito intenso en la piel. Es escabiosis, una enfermedad que se convirtió en epidemia. La epidemióloga Marisela Azócar, admitió en agosto de 2016 que el estado atravesaba por un brote de sarna que ni siquiera los organismos de salud podían cuantificar.

Hasta ahora, tampoco ha sabido explicar el origen de un padecimiento que echa raíces en países de escasos recursos económicos o sanitarios.

Pero la salud pública también tiene otras dolencias. Ahora se reportan casos de virosis extrañas que causan diarrea e incluso amibiasis.

Ni los entes gubernamentales ni el Colegio de Médicos de Anzoátegui saben de cifras. Pero la población sigue sufriendo de males que no tienen una causa determinada. Aunque médicos han señalado la calidad del agua como responsable, la Hidrológica del Caribe desestima que las acusaciones sean ciertas.

Además, su presidenta, Beatriz Marcano, habla sobre las condiciones de todo el sistema en general.

-La población ha estado denunciando que los casos de amibiasis y sarna son muy recurrentes. ¿Hidrocaribe tiene químicos? ¿Están potabilizando el agua con normalidad?
-Si tuviéramos problemas en la calidad del agua tuviéramos problemas de salud pública y creo que no hay problemas así en Anzoátegui. Nosotros tenemos una excelente calidad de agua y lo dicen nuestros sistemas de muestreos. No nos han faltado los productos químicos. No descarto que en algún momento en un sitio puntual haya contaminación de las redes pero sería algo puntual. Descartado totalmente que los brotes sean por mal tratamiento del agua.

-¿Y la turbidez? Esto antes no sucedía con regularidad.
-Ojalá tuviera Hidrocaribe la solución. Siempre he dicho que el cambio climático llegó y es para instalarse en el planeta. Lo que hemos hecho es regular mejor la disposición de agua y corregir las fugas. Más bien debemos esperar que los niveles de turbidez bajen para tratar el agua.

-Sobre el subsidio de 60% por parte del gobierno hacia la institución y la inflación de la que dice ser víctima, ¿ha mermado el mantenimiento en las plantas?
-El problema son los precios, los altísimos precios. Anzoátegui es una de los estados que cuenta con mantenimiento preventivo. Al menos los principales sistemas como el de Píritu, Barcelona y El Rincón. Si genera un ruido, se para. Pero ya cuando es irreversible, debes hacer un mantenimiento correctivo y ese es el que nos sale costoso. Un rodamiento que costaba el año pasado para un equipo de la José Antonio Anzoátegui eran 500 mil bolívares y ahora sale en dos millones y medio.

-Pero si el manteamiento preventivo no ha dejado de hacerse, ¿por qué se reportan tantas fallas?
-Porque llega un momento en que se requiere un mantenimiento correctivo. Lo estamos haciendo, pero cada vez nos cuesta más. No es que tenemos que hacer el mantenimiento correctivo y tenemos todos los recursos en el momento. Se atrasa uno o dos meses, dependiendo del caso. Priorizamos por la cantidad de población que afecte la falla.

-En cuanto al cobro del servicio, ¿lo hacen a través de medidores o tarifas planas?
-No tenemos tantos medidores como desearíamos. Si pusiéramos medidores la gente pagaría mucho más. Tenemos dos mil medidores contra 99 mil clientes. Nosotros tuvimos planes de instalación masiva pero la gente los daña y se los roban.

-¿Pudieran recomenzar a instalarlos nuevamente?
-Es costoso y por eso preferimos tener una tarifa plana de acuerdo a los promedios de consumo. Nos cuesta mucho más poner el medidor para que nos los roben. Pero ningún sector es exonerado del pago de servicio. Eso no quiere decir que en todos los sectores hayamos abordado la recaudación. Los sectores de menores recursos económicos pagan 90 bolívares mensuales y hasta 400 los más pudientes.
-A pesar de que estas tasas son irrisorias ante nuestra realidad económica, ¿tienen morosidad?
Sí hay. Al menos 22% de morosidad solo en la zona norte, que se traduce en al menos seis millones de bolívares al mes. Y recaudamos en la misma zona 22 millones de bolívares que los utilizamos dependiendo de donde estén las necesidades.

-También hay un proyecto sobre las salas de gestión comunitaria. ¿Pudiera hablarme de eso?
-En cada corredor de Barrio Nuevo y Barrio Tricolor vamos a instalar una sala. Vamos a involucrar a las comunas y consejos comunitarios para detectar los botes, fugas y obstrucciones en aguas blancas y negras. La idea es que sea el inicio para la transferencia del servicio. Las vamos a involucrar en la recaudación también, ahora los usuarios pagarán directamente en las salas.

-¿Cómo se utilizará ese dinero?
-Vamos a firmar un convenio para que un porcentaje sea para la comunidad y otro para invertir en el sistema macro de Hidrocaribe. Lo que se presente es la corresponsabilidad en el funcionamiento del servicio y la trasferencia de poder a la gente. Para Anzoátegui serán al menos cuatro nuevas salas de gestión comunitaria durante este año. Además, esperamos que en 2017 nuestro presupuesto aumente.

 

Katherine Carrizales
[email protected]

Publicidad!