Publicidad!

El panorama político en Venezuela pareció abrir una nueva vertiente el pasado lunes: el diálogo nacional entre el Gobierno y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), teniendo como mediadores a representantes de la Iglesia católica.

Había sido precisamente esa la posibilidad descartada en junio pasado, cuando el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús “chúo” Torrealba, informó al país que para que existiera un diálogo, se debían cumplir algunas condiciones como liberar a los presos políticos y fijar la fecha para el referendo revocatorio.

Sin embargo, fue justo tras la suspensión de la recolección del 20% de firmas para el proceso refrendario y luego de la toma de la Asamblea Nacional por simpatizantes del oficialismo, que Torrealba habla de la posibilidad de un diálogo.

El encuentro nacional que por cierto, fue puesto de nuevo sobre la mesa luego que el presidente Nicolás Maduro visitara el Vaticano al cierre de su “viaje relámpago” tan criticado por la MUD, con la cual se planteó su abandono del cargo.

La posibilidad de diálogo, ya ha tenido un primer capítulo, el pasado 27 de mayo, cuando representantes de la MUD y delegados internacionales sostuvieron un encuentro en República Dominicana, que no tuvo ningún avance.

En esta nueva oportunidad, el enviado especial del Vaticano a Venezuela, monseñor Emil Paúl Tscherrig, logró fijar una nueva cita para el próximo 30 de octubre en la isla de Margarita, estado Nueva Esparta.

Sin embargo esto aún está en “veremos” debido al revuelo que ha generado la noticia tanto en las filas de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y los adeptos al gobierno nacional.

El secretario de la MUD, Jesús “chúo” Torrealba, se ha convertido en el blanco del “ojo del huracán” por presuntamente aceptar el planteamiento, cuando desde hoy se plantean acciones de calle, convocadas desde el viernes pasado por el presidente de la ahora mayoritariamente opositora AN y por el líder opositor Enrique Capriles, con el fin de restituir el hilo constitucional.

Posiciones encontradas en diferentos bandos políticos, vuelven a fijar los ojos del mundo en Venezuela.

El diálogo no significa una negociación

Ángel Lugo. Politólogo
Ángel Lugo. Politólogo

“El diálogo siempre es necesario cuando hay un conflicto como el que existe en Venezuela.

Sin embargo, sentarse en una mesa a conversar no necesariamente significa que habrá una negociación”.

Esta fue la opinión del politólogo Ángel Lugo al consultarle sobre el proceso de diálogo que iniciará el 30 de octubre entre la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), y el gobierno.

Señaló que para que sea efectiva esta medida es necesario que se cumplan con las condiciones mínimas que ambas partes proponen.

“El diálogo no se puede utilizar para frenar el proceso del referéndum revocatorio. Uno de los requisitos con los que se debe cumplir es la liberación de presos políticos y dejar de criminalizar a las marchas”, puntualizó.

Reseñó que esta medida puede ayudar a disminuir las tensiones políticas en la sociedad, pero aclaró que no necesariamente se vaya a realizar un acuerdo entre ambas partes.

Acotó que dicho conversatorio debe hacerse de manera pública.

Si se da un encuentro debe ser de cara al pueblo

Niger Barrolleta. Dirigente del PSUV Anzoátegui
Niger Barrolleta. Dirigente del PSUV Anzoátegui

El coordinador de ideología de la tolda roja en la entidad, Níger Barroyeta, indicó que el diálogo propuesto por el gobierno nacional, al que ha accedido el sector opositor por saber que es lo más correcto para salir de la coyuntura política, social y económica del país, representa un resquebrajamiento dentro de las filas de la MUD por parte de quienes apuestan por la violencia en las calles.

El dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) indicó que desde el oficialismo apoyan abiertamente la instauración de un diálogo que convoque a la paz, pero que debe pasar por dejar atrás las pretensiones de los líderes de oposición de destituir a representantes de los poderes públicos.

“Nosotros los socialistas no tenemos nada que ocultar al pueblo”, dijo, por lo que apoyó la iniciativa de la participación de todos los factores del país, en un encuentro abierto, de cara al pueblo, y de lo contrario, que se le informe de inmediato los acuerdos que allí se den.

No están dadas las condiciones para el diálogo nacional

Eduardo Guzman. Pdte. del Foro Académico
Eduardo Guzman. Pdte. del Foro Académico

“Las condiciones no están dadas para que se efectúe un diálogo entre la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el oficialismo porque se rompió el hilo institucional y constitucional en el país”, expresó el sociólogo y presidente del Foro Académico del estado Anzoátegui, Eduardo Guzmán.

Aseguró que es “imposible” que este diálogo arroje alguna solución política verdadera a la situación que atraviesa Venezuela.

“Resulta contradictorio que el gobierno nacional convoque a una mesa para conversar después de irrespetar el derecho constitucional que permite la celebración del referéndum revocatorio”, puntualizó Guzmán.

Resaltó que cualquier diálogo que se pueda plantear debe partir por el reconocimiento de la constitución que actualmente se encuentra violentada por el Poder Ejecutivo.

“El país está exigiendo libertad política y un orden democrático. El diálogo debe estar soportado por la gran mayoría que busca el cambio político en el país”, puntualizó.

El diálogo no es por lo que ha luchado el pueblo este año

Williams Caballero. Coord. de Vente Anzoátegui
Williams Caballero. Coord. de Vente Anzoátegui

El coordinador político de Vente Venezuela en Anzoátegui, Williams Caballero, ha tomado una posición radical luego que el secretario ejecutivo de la MUD a nivel nacional, Jesús “chúo” Torrealba, anunciara el inicio del diálogo, a quien le recomendó renunciar a la alianza opositora, tras acusarlo de tomar facultades que no le competen, por no consultarlo con los demás dirigentes.

Resaltó que un diálogo un día después del “asalto al parlamento” y del “asesinato al revocatorio” no converge con las aspiraciones de la mayoría de los venezolanos que desean un cambio de gobierno este año.

“Quisiera pensar que ‘Chúo’ está pecando de incauto y por el apasionamiento en favor una solución a la crisis, y no que a sabiendas de las consecuencias de sus actos se sume por voluntad propia a ser un instrumento de la dictadura”, expuso.

Caballero también rechazó que se concrete un diálogo a espaldas de la ciudadanía, que desde hace seis meses ha salido a luchar porque se celebre la consulta refrendaria.

K. Fernández/ Y. González
[email protected]

Publicidad!