Publicidad!

“Estoy feliz, muy feliz. Muy contento con la designación de monseñor Baltazar Porras como nuevo cardenal”, respondió el obispo de la diócesis de Margarita, monseñor Fernando Castro Aguayo, al ser consultada la percepción de la Iglesia insular con ese nombramiento.

Piensa que es un gran reto que el Señor puso en manos de Baltazar Porras, porque al igual que muchos hombres de los que designó cardenales, ha trabajado y se ha esforzado por la paz.

Castro Aguayo consideró muy acertada esa designación, porque el actual arzobispo de Mérida ha sido un hombre caracterizado por la búsqueda de la paz y la concordia entre los pueblos.

Insistió en que Baltazar Porras es un representante de la religión católica que siempre ha querido que la memoria de la Iglesia no se pierda y para eso se ha esforzado.

Comparó la satisfacción de la designación de Porras con las de monseñor Mario Zenari, nuncio apostólico de Siria y la de monseñor Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui, por las dificultades que han enfrentado para abogar por la paz, sobre todo, el nuevo purpurado de la Iglesia en la República Centroafricana.

Resaltó que el hecho de que el papa Francisco haya designado nuevo cardenal a Porras, pone sobre él el color rojo de los mártires al servicio de Dios.

Dexcy Guédez
[email protected]

Publicidad!