Varios disidentes cubanos confirmaron hoy a Efe que han sido invitados a un encuentro de “alto nivel” con el presidente estadounidense, Barack Obama, en la embajada de EE.UU. en La Habana, el próximo 22 de marzo, durante la histórica visita del mandatario de Cuba, que inicia el domingo.

Entre los que han recibido la invitación por vía telefónica figuran la líder del movimiento femenino Damas de Blanco, Berta Soler; el ex-preso político José Daniel Ferrer, quien encabeza la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu); y la periodista independiente Miriam Leiva, según refirieron a Efe.


Soler, quien declinó participar en una recepción privada con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, cuando visitó La Habana el pasado 14 de agosto para la apertura formal de la embajada, explicó hoy que aún no ha decidido si asistirá al encuentro con Obama.

En aquella ocasión, Soler rechazó acudir a la reunión con Kerry porque EE.UU. no invitó a los disidentes al acto formal del izado de la bandera estadounidense en la embajada, sino que mantuvo con ellos un encuentro posterior de carácter privado, de “bajo nivel”, según la líder de las Damas de Blanco,

En el caso de Ferrer y Leiva, que sí se entrevistaron con Kerry, ambos confirmaron que sí tienen previsto acudir a la cita en la embajada estadounidense el próximo martes.

La invitación también fue cursada a Elizardo Sánchez, un veterano disidente que coordina la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), único grupo que se dedica a registrar y documentar los casos de represión y detenciones por motivos políticos en la isla.

“He sido invitado por vía telefónica”, respondió Sánchez a Efe a través de un correo electrónico enviado desde EE.UU. donde se encuentra de visita, aunque sus familiares en La Habana han informado que regresará a la isla el próximo fin de semana.

Otros opositores como Guillermo Fariñas, premio Sajárov a los Derechos Humanos 2010; el director del foro crítico “Estado de Sats” e integrante de la iniciativa #Todos Marchamos, Antonio González-Rodiles; y Manuel Cuesta Morúa, del proyecto Arco Progresista, señalaron que han sido invitados bajo la misma fórmula.

La visita de Barack Obama del 20 al 22 de marzo, la primera de un gobernante de EE.UU. a la isla en 88 años, tiene el propósito de ampliar los avances logrados tras el restablecimiento de relaciones diplomáticas e incidir en las mejoras pendientes sobre derechos humanos, según el mismo ha señalado recientemente.

Según adelantó hoy la Casa Blanca sobre la agenda del presidente en Cuba, Obama ofrecerá también el próximo martes un “importante discurso” en el Gran Teatro de La Habana, y después se reunirá con “miembros de la sociedad civil” cubana, entre ellos, algunos “disidentes destacados”.

La situación de los derechos y libertades en Cuba es uno de los asuntos más espinosos que deben sortear las relaciones entre la isla y EE.UU., en el nuevo escenario creado tras el deshielo diplomático que iniciaron el 17 de diciembre de 2014.

Redacción web