Publicidad!

A escala nacional existen 14 centros de trasplantes, donde si se llegase a duplicar el número de donadores no sería de gran ayuda, pues existe un déficit de cirujanos


Fue una “falsa lotería”. La realidad opacó la emoción. La operación no fue un éxito. Su cuerpo rechazó aquella pieza que pudo haberla integrado saludablemente a la sociedad.

Era una paciente con insuficiencia renal. El médico dio el diagnóstico y la atención de su enfermedad no se hizo esperar. Una noticia cruel para una niña de nueve años de edad no la desvaneció. La búsqueda comenzó y fue así como su madre María Pino la ingresó a la lista de donaciones.

El sistema de salud para 1999 no daba muestras de deterioro, había atención de calidad y no escaseaban los medicamentos. Fue justo en ese año donde Andreina Pino fue trasplantada.

Aunque la cultura de las donaciones no ha sido un boom que conmueva a los venezolanos, a esta paciente le llegó el “día de su suerte”, o por lo menos eso pensó en el momento. Fue operada en el Hospital de Niños de Caracas. Le implantaron el órgano de una joven fallecida, pero no funcionó, su cuerpo lo rechazó.

Desde ese momento, Andreina pasa tres días a la semana conectada a una máquina de hemodiálisis, que le succiona la sangre para hacerle su proceso de depuración. Tiene 21 años y está consciente que la lista de espera es larga. No ha vuelto a recibir otro llamado y pese a esto sigue ganándole la batalla a la muerte como la mejor de las valientes.

Su arma es las ganas de vivir y su escudo la llegada de ese trasplante que la devuelva a una vida plena y llena de oportunidades. Su madre no pierde la fe, aun cuando enfatizó que no existe una cultura de donación de órganos, por el contrario, las campañas han cesado y de la conciencia de los solidarios se han borrado.

A pesar que el 25 de noviembre del 2011 fue publicada en gaceta oficial Nº 39.808 la Ley sobre la donación y trasplante de órganos, tejidos y células en seres humanos, esta promulgación no ha sido adoptada por los venezolanos.

Para Pino así como otros pacientes consultados por el diario El norte en el centro de Nefrología de Puerto La Cruz, en el estado Anzoátegui, la salvación de sus familiares está en el trasplante, sin embargo, coincidieron parcialmente que no existe un sistema que impulse a los seres humanos a donar de manera voluntaria.

La ley en su artículo 27 reza que toda persona mayor de edad, civilmente hábil, a quien se le haya diagnosticado la muerte, se presumirá donante de órganos, tejidos y células con fines terapéuticos, salvo que existiese una manifestación de voluntad en contrario.

También sostiene que la constancia de atrevimiento contraria de la persona a la donación total o parcial de sus órganos, tejidos y células, se evidenciará en el Sistema Nacional de Información Sobre Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, que dispondrá de los instrumentos y mecanismos necesarios para ello.

300 personas al año son beneficiadas con la donación de un órgano. Cortesía
300 personas al año son beneficiadas con la donación de un órgano. Cortesía

Ana Duarte (nombre ficticio para resguardar su identidad) trabaja en el área de nefrología del Hospital Universitario Luis Razetti de Barcelona. Desde sus instalaciones explicó que la donación de órganos es un proceso delicado que amerita una atención especial, tomando en cuenta que es un órgano que se extrae de una persona para ser trasplantado en otro ser humano.

Aclaró que la mayoría de estas intervenciones proceden bien sea de un individuo vivo o fallecido. Sin embargo, recalcó con preocupación que ninguna de estas opciones se ven con regularidad en los centros de salud venezolanos, “hay una gran falta de conciencia. Muchas personas no saben que pueden donar sus órganos y que esto pude salvar vivas”, citó.

Duarte enfatizó que donantes pueden ser todos, la diferencia, recalcó la especialista, recae en el porcentaje de compatibilidad.

Manifestó que un órgano trasplantado puede tener una vida útil de hasta 15 años, sin embargo aclaró que existen pacientes donde el tiempo de vida del órgano se prolonga por  más tiempo.

No hay cultura

La Federación Venezolana de Sociedades Científicas de Estudiantes de Medicina (Fevesocen) reveló que en el 2012, un aproximado de mil 200 pacientes esperaban para ser trasplantados en Venezuela, de los cuales un 10% habían fallecido sin haber recibido este beneficio. En algunos casos la causa fue determinada por la escasez de donantes y en otros la precariedad de recursos.

Para el 2016 y según cifras suministradas por la Organización Nacional de Trasplante de Venezuela (ONTV), esta cantidad alcanzó las 4500 personas, de las cuales mil 700 esperaban por un trasplante de riñón, 150 por un hígado y 2500 por una córnea.

A través de su blog digital, Fevesocen informó que desde el 2011 hasta el 2013, la cultura de la donación en el país subió de calidad, sin embargo aclaró que fue en el 2014 y 2015 cuando disminuyó así como lo hicieron las campañas publicitarias.

El nefrólogo, Luis Hernández, comunicó a esta asociación que este tema no es, del todo desconocido para los venezolanos, por lo que los exhortó a hacer sus donativos. El experto manifestó que un paciente que está a la espera de un trasplante siempre entra en un cuadro de desesperación y hasta depresivo al ver que no hay una solución.

Para Hernández existen dos vertientes. Aseguró que la infraestructura y los recursos son parte fundamental de este problema. Recalcó que a escala nacional existen 14 centros de trasplantes, donde si se llegase a duplicar el número de donadores no sería de gran ayuda porque existe un déficit de cirujanos, que no fue precisado por el médico.  A esto, también se le asocia la falta de educación en este proceso.

En Venezuela la celebración del Día Mundial del Trasplante de Órganos cada 27 de febrero parece pasar por “debajo de la mesa”.

Para la ONTV este es un día que además de ser conmemorativo para reconocer y agradecer a las personas solidarias que accedieron a entregar sus órganos, tiene como finalidad concientizar e incentivar a más ciudadanos a regalar vidas.

La donación de órganos en Venezuela es totalmente gratuita. El Estado asume los montos en centros públicos y un buen porcentaje en los privados. Cortesía
La donación de órganos en Venezuela es totalmente gratuita. El Estado asume los montos en centros públicos y un buen porcentaje en los privados. Cortesía

En el 2012, según reporte de Fevesocen, en Venezuela existían al menos mil 700 personas a la espera de una donación de riñón, mientras que un aproximado de 2 mil 500 requería un trasplante de órganos, sin embargo y pese a la creciente demanda, para este mismo año la tasa de donación se ubicó en 4.5 solidarios por cada millón de habitantes, resultando ser la más alta del país, cayendo en 1.6, lo que traduce una disminución del 60%.

La especialista en trasplante de órganos y dirigente del Comité de Trasplantes de la Sociedad Venezolana de Cirugía, Patricia González, explicó al diario El Nacional que al menos 16 mil venezolanos viven bajó tratamiento de diálisis en Venezuela. Detalló que en lista de espera hay un aproximado de mil de los cuales solo reciben un órgano 300. Aseguró que esta realidad asoma que tan sólo fueron  aprovechados 150 riñones de ciudadanos fallecidos.

Para el doctor, Mauricio Almau, especialista en el tema, en el país apenas, apenas se realizan entre 10 a 12 trasplantes anuales.

Destacó que el problema se presenta por la falta de centros especializados para hacer este tipo de proceso. Mencionó que en Venezuela sólo existen dos. Uno de ellos ubicados en Maracaibo y el otro en Caracas.

Los días siguen pasando y con ella el tiempo se va acabando. Los pacientes siguen esperando y los entes encargados de brindar calidad de vida cada vez más se van deteriorando.

¿Sabías qué?

La donación de órganos en Venezuela es totalmente gratuita. El Estado asume los montos en centros públicos y un buen porcentaje en los privados

Según reseñó el diario La Verdad, la tasa de rechazo es muy baja de trasplantes es muy baja, ubicándose entre 10 y 15 por ciento.

Estos percances pueden provenir de problemas en la parte anatómica o de compatibilidad, entre otras razones, y los primeros síntomas podrían aparecer a las pocas horas de la operación.

Además, La tasa de muerte no llega al uno por ciento.

A escala nacional existen 14 centros de trasplantes, donde si se llegase a duplicar el número de donadores no sería de gran ayuda, pues existe un déficit de cirujano

Publicidad!